ALMA DE LUZ

ALMA DE LUZ10603741_10153143066471055_3851845527469438516_n

Reflexión sobre un Himno de Manes

“¿Qué debo hacer, Luz, para vivir verdaderamente?

Da tranquilidad a tus manos y revístete con la pura verdad.
Da el amor a tu conciencia, da la fe a tu inteligencia,
Da la perfección a tus pensamientos,
Da la perseverancia a tu decisión,
Así como sabiduría a tus reflexiones.

Haz espacio en ti para la paloma de blancas alas,
Y que ninguna serpiente se aproxime a ella.
No des lugar a ninguna tristeza o cólera,
Somete tus deseos,
Vence la pretensión y la arrogancia,
No abandones tu amor por Dios.

Con la perfección, te volverás perfecto,
Con la paciencia, tú soportarás todo,
Con la Gnosis, tú comprenderás todo,
Mantente en la ley interior,
Que tus actos sean perfectos.
Permanece fiel a esto por siempre de forma inquebrantable,

Y vivirás, alma mía.”

Himno de Manes (216-274 dc)
Las características del «Alma de Luz» y del «alma del cuerpo» descritas en este Himno son de una extrema pureza y claridad desde el punto de vista del razonamiento.

Ella puede suministrar aquí una línea de conducta práctica. Para Manes, el fundador de una religión crística gnóstica, hay dos diferencias fundamentales: el Alma de Luz proviene de las fuerzas del reino de la Luz, mientras que el alma del cuerpo proviene de la misma materia oscura de donde ha nacido el mundo perecedero. Esas dos almas tienen características que poseen nombres similares pero en oposición fundamental, es la forma en las que sus características operan en la práctica, aunque se diferencian fundamentalmente en la efectividad. Esas características son: reflexión, pensamiento, comprensión, intuición, decisión. Los resultados muestran la diferencia fundamental entre las dos almas. Para el alma del cuerpo, los resultados son: cólera, increencia, deseo, odio, estupidez. Mientras que para el Alma de Luz son: paciencia, fe, perfección, amor, sabiduría.
Así podemos como seres humanos, que quieren restablecer la unidad con lo divino en nosotros, gracias a nuestros pensamientos, sentimientos y comportamiento, discernir, averiguar, qué alma inspira nuestra vida y nuestro comportamiento.