De vuelta a la escuela

De vuelta a la escuela

Bailamos en la delgada corteza de una brillante esfera de gas

Texto: Emiel vanhuyse, País: Bélgica, Imagen: Pixabay CCO

Bailamos en la delgada corteza de una esfera de gas resplandeciente y la llamamos la escuela de la eternidad. La escuela en sí misma amenaza con volverse cada vez más inhabitable, particularmente debido al comportamiento de sus alumnos. Por cierto, qué es lo que se debe aprender aquí.

Además de todo lo que escuchamos y vemos a nuestro alrededor, parece que estamos conectados a una base de datos que registra todo lo que alguna vez se dijo, se sintió, se escribió o se pensó. Si nuestro receptor interno, por casualidad o por voluntad, se acerca a una frecuencia sensible, un conocimiento, una idea, destella a través de nuestro cerebro. Lo llamamos inspiración. El ‘dar’ parece ser incondicional, mientras que el recibir requiere una apertura, una expectativa, un anhelo. Si eso no está ahí, que al principio suele ser el caso, entonces solo hay una confusión, una preocupación, una onda en nuestras mentes.

La trompeta hace eco en las esferas en toda la eternidad, pero el mundo continúa con el orden del día; algunos levantan la cabeza, escuchan sin aliento, y para ellos nada es lo mismo. Parece que en realidad existimos en medio de la omnipotencia, pero ni siquiera podemos expresarlo porque no tenemos las palabras y las imágenes para dar a la experiencia un formato reconocible. Y tampoco tenemos un instrumento para discernir entre ilusión y realidad. De esta manera, los delicados impulsos de un conocimiento interno crean algo de oleaje: el alma quiere vivir de ello, el ego quiere poseerlo.

Sin embargo, el conocimiento, ya sea consciente o inconsciente, es un requisito previo para la supervivencia. En términos generales, es un tríptico de primera genética, es decir, la transferencia del espíritu de los tiempos, las personas, la raza, los antepasados; segundo, – la intuición, una visión interna de lo que ‘está en el aire’; y, finalmente, todo lo que se llama ‘educación’.

La adquisición de conocimientos y habilidades, vistas desde cualquier ángulo, se denomina “aprendizaje”. Aprender se refiere a la escuela, la educación, el estudio, obtener el conocimiento necesario para funcionar en la existencia terrenal, por aptitud y deseo o por necesidad. Para la mayoría de las personas, el mayor alcance de este paquete de lecciones es algún tipo de diploma, con o sin las felicitaciones de los miembros de la facultad. Sin embargo, algunas personas también experimentan una conciencia indefinida que se teje como un hilo extraño en el proceso de aprendizaje; un rastro de puntos de contacto con ese conocimiento aparentemente incorporado o intuitivo. En sí mismo no es especial; en cada persona ambos canales corren paralelos, aunque con diferentes acentos. De esta manera, un sólido anclaje en el mundo material crea la paz y la receptividad en nuestras mentes para descubrir y explorar las señales de ese otro canal, ese vivir interior y saber, además del bagaje necesario para el viaje terrenal. Este conocimiento interno es un mecanismo maravilloso que puede abrir en los momentos más inesperados una ventana a perspectivas insospechadas. No solo por casualidad, ya que ha crecido y madurado como una brújula interna que busca expresarse. En este camino, el siempre recomendado “El hombre se conoce” es, en la mayor medida posible, el despertar, la vivificación de ese punto interno de contacto. Además, se recomienda igualmente dar al emperador lo que se le debe. El programa está dirigido al cielo, la clase está aquí en la tierra. Una dualidad que tiene sus complicaciones, porque este doble flujo, por un lado, ofrece nuestro pensamiento y un desarrollo armonioso, pero por otro lado, siempre nos enfrenta con una elección. Hace la sugerencia, la inspiración, encaja en el escenario terrenal ordinario, o más bien explora sus límites, tal vez incluso con una mirada sigilosa hacia el otro lado? Inicialmente, nos damos cuenta inmediatamente de quién elige, quién dirige nuestras acciones hasta el momento. A veces, con un rugido amenazador en otras ocasiones con tentaciones, los poderes terrenales ponen a toda la rebelión ordenadamente en línea. No pueden hacer nada más, ya que es su trabajo hacer que las personas prueben todas las capas y aspectos de la tierra.

Y hay unos cuantos. Pasando de una experiencia casi paradisíaca, al ser humano en el que ninguna luz celestial ni placeres terrenales encuentran un punto tangente; el hombre que ya no cree nada, espera nada, solo tiene un pensamiento: quiero estar fuera de todo.

Eso tampoco es nuevo. Incluso ‘desde el principio’, las personas han estado buscando escapar de la atmósfera terrenal, aunque a menudo ni siquiera saben a dónde ir. Soñar, beber, drogas, juegos, sesiones de batería, mundos virtuales, en todas las graduaciones posibles, desde una intoxicación inocente, hasta la salida fatal. Lejos, lejos de esta tierra, si es necesario, en el olvido, sin un diploma.

¿Es este planeta que llamamos nuestra ‘escuela’ realmente habitable? Bailamos en la delgada capa de una brillante bola de gas que gira alrededor de otra bomba de gas a una velocidad frenética, que a su vez queda atrapada en un remolino aún más grande, con velocidades y distancias que ningún hombre puede imaginar. Además, estamos indefensos en un mundo hostil a los humanos. Demasiado calor, demasiado frío, extremos de día y noche y estaciones, permanentemente hostigados con enfermedades y desastres naturales. ¡Y esto no incluye las plantas venenosas, los animales depredadores y otros seres humanos! ¡Y no te olvides de las alergias y la crema solar! Sume todo eso y nuestro equipo debe estar cerca de un traje espacial. Pero todo está lleno de color en un entorno paradisíaco en el que podemos recuperar el aliento brevemente entre desastres consecutivos.

¿Acaso no somos realmente habitantes de este planeta, sino ‘astronautas’, arrojados en algún lugar por titanes cósmicos, en nuestro camino hacia las estrellas? En nuestro camino – está claramente en nuestros genes. Viajes, peregrinaciones, safaris: siempre estamos en el camino a otro lugar, a algo diferente, a lugares lejanos, lejos del aquí y el ahora. El eterno Errante, en el camino hacia una meta desconocida que retrocede para siempre, impidiéndonos así ‘cimentarnos’ una y otra vez. De esta manera seguimos siendo peregrinos, extranjeros en nuestra propia casa. Como si un conocimiento interno nos recordara una y otra vez que de hecho no pertenecemos aquí. Pero la cápsula que llamamos “yo”, sin embargo, tiene todo en él para terminar la “escuela” y obtener el diploma. El camino hacia la verdadera humanidad está oculto en los pliegues y nudos de este mundo imposible. Esa llamada base de datos es la fuente eterna que escucha todas las preguntas y da todas las respuestas, la palabra que necesitamos en ese momento, sin importar si proviene de esferas terrenales o celestiales; el compañero que comparte con nosotros las alegrías más elevadas y desciende con nosotros al vacío más oscuro. Porque el nombre de esa fuente es “Amor”, y el amor no tiene distinción. Tal respuesta puede ser algo muy exaltado, o algo muy común; Un ejercicio que aún no se ha hecho por nosotros. Y el amor no hace distinción. Tal respuesta puede ser algo muy exaltado, o algo muy común; Un ejercicio que aún no se ha hecho por nosotros. Y el amor no hace distinción. 

Y algún día, cuando la charla inquieta de nuestro propio ser se quede en silencio, también escucharemos la trompeta, la Voz que llevamos dentro de nosotros durante tanto tiempo. Y alzaremos nuestras cabezas, escucharemos, sin aliento, y partiremos. Luchando tal vez, pero inconquistable.

Fuente: https://www.logon.media/es