Todo permaneció en su sitio

Todo permaneció en su sitio

Silke Kittler

En mi universo interno hay constelaciones que no puedo cambiar

Una noche, el contexto me fue revelado

En una noche distante lo había estado reflexionando…

«Todo permaneció en su sitio».

Esta fue mi percepción; esta es mi nueva comprensión…

la percepción del alma.

Días antes, mi ego había sufrido mucho.

Tenía que liberar algo que amaba.

El ego se aferraba a aquello que le daba seguridad

y, aunque desapareció lo que retenía, el ego sufría.

Otra autoridad en mí, que es el alma, reconoció:

Todo ser humano todavía tiene un lugar en mi corazón, en mi

interior.

Soy un pequeño universo.

Todo ser humano, es un pequeño universo, en lo más profundo del Ser.

Y, al mismo tiempo, somos “planetas”.

Cada uno de nosotros, tiene algún tipo de relación con otro ser humano,

está en con-stelación [1] con alguien.

Con significa ‘con’ y stela, ‘estrella’.

Las estrellas en el cielo cambian sus órbitas

Aun así, se siguen manteniendo en un cierto contexto las unas con las otras.

A su vez, los seres humanos recorren sus caminos, que ellos mismos crean,

estando conectados los unos con los otros.

Y, en lo más profundo de mi ser, me reconozco en constelación con ellos.

La fidelidad a un camino determinado significa quedarse quieto.

Esto causa el primer sufrimiento —el sufrimiento del alma—

La liberación de uno mismo causa el segundo sufrimiento

el sufrimiento del ego.

Mirando a través de los ojos del alma veo:

Todo permaneció en su sitio.

El ego, tenaz, había intentado cambiar la constelación.

Ahora, este fallo, me ayuda a descubrir la pura y

genuina constelación dentro del sistema:

la relación entre los «planetas»,

en el cosmos de las almas.

Maravilloso.

La relación entre nosotros:

ya no estará com-prometida nunca más,

nunca más se mantendrá debido a algún tipo de coacción,

sino que se basará en la libertad,

al percibir la belleza del alma del Otro.

[1] La estelación, es un proceso para construir nuevos polígonos (en dos dimensiones), poliedros (en tres dimensiones), o en general politopos de “n” dimensiones.

Fuente: https://www.logon.media/es

 

Nuevos ojos revelan un mundo diferente

Nuevos ojos revelan un mundo diferente

Marcus Ullbrich

Nuestra percepción depende de nuestro pensamiento. El mundo es la imagen que resulta de nuestro estado de conciencia.

Percibimos aquello que pensamos. Todo lo que vemos refleja el sentido que damos a las cosas. El mundo que creemos percibir como una realidad exterior a nosotros es, realmente, el espejo de nuestra mente. Y dado que nuestro proceso del pensamiento tiene lugar en nuestra mente, el mundo nos muestra nuestro estado de ser espiritual.

Si un mundo de enfermedad, sufrimiento y muerte no es lo que queremos, debemos transformar nuestra mente. Para hacerlo se necesita un camino interior.

¿Podemos realmente pensar que todo lo que ahora percibimos es la creación de un padre bondadoso y omnipotente? ¿Es todo el sufrimiento del mundo obra de Dios? ¿Quién querría relacionarse a un dios así? Nuestro mero anhelo por aquello que realmente somos, por la fuente de nuestro ser, nos muestra que nuestra alegría y nuestra paz yacen allí donde nuestro anhelo se origina. El amor eterno no puede haber sido creado por este mundo. Por tanto, el amor nos conducirá lejos de la ilusión y hacia el ser que en realidad somos.

Ahora lo veo con claridad: Dios es la fuente de la verdad. Algo se ha removido dentro de mí y me gustaría llamarlo transcendencia, Dios. Se manifiesta inesperadamente. En ello puedo ver la fuente de mi añoranza. Me entrego a ello y eso cambia mi identidad. De esa fuente surge una nueva forma. A partir de ese estado recién adquirido digo: Tras ese mundo que se halla sujeto a las fluctuaciones del sufrimiento y la alegría, hay otro mundo, en el cual reinan la paz, la dicha, y una constante transformación. Nuestro mundo es tan real como nosotros lo hacemos. Yo lo experimento como un engañoso velo, pero también como un faro.

Se manifiesta en cada momento a través de una mente que piensa diferente que Dios y que aún no ha encontrado el sentido de su existencia. Una mente así produce pensamientos que están separados de la fuente de la vida. Esta fuente permite todos los caminos, incluyendo que la mente cree ilusiones y cree un mundo separado de la Fuente.

El sistema de pensamiento de nuestro ego es experimentado como una entidad separada. No obstante, dado que la separación es una ilusión, el ego también lo es: Él se mantiene a través de la creencia en su realidad. Nuestro cuerpo visible está separado de los otros cuerpos— eso es lo que nos dicen nuestros órganos sensoriales. Él es la expresión de esa separación. Nuestra mente está firmemente conectada con eso. La percepción del sistema de pensamiento del ego experimenta en consecuencia lo visible como la verdad. Esto cambiará cuando la conciencia sea acogida por la fuente. Entonces cambiará nuestra mente. Entonces experimentaremos la interacción de todas las cosas en la vida única.

Es una confusión entre causa y efecto el creer que nuestra percepción es una consecuencia de lo que realmente sucede en el mundo. Pues es lo contrario: El mundo nos muestra las imágenes en las que nuestra mente vive. El sistema de pensamiento del ego puede esforzarse por mejorar el mundo y nuestra propia vida. El mundo siempre se mostrara a sí mismo de acuerdo con las normas en uso. El pensamiento al revés siempre se confirmará. Siempre estará de acuerdo con aquello que se ha formado.

Para mí, paz y dicha son la verdad de Dios porque han surgido en mi interior en el trascurso de mi camino interior. Junto a ellas, está la experiencia de que la vida, a pesar de mostrarse bajo múltiples y diferentes aspectos, es solo una. El apego a la separación se ha vuelto para mí ilusorio. La verdadera percepción es el tipo de visión que va más allá de lo que nos muestran los ojos físicos. Va más lejos, ve aquello que está tras el velo de las formas. O, en otras palabras: desvela el significado de las formas; mira a través de ellas, las comprende como señalizaciones hacia el otro mundo en el que se encuentra la verdadera identidad de las cosas.

La “verdadera percepción”

Mientras queramos estar en lo cierto sobre lo que pensamos y vemos, no hay posibilidad de transformación espiritual. Pues cada pensamiento deja una huella en nuestra estructura interna. Es una cristalización que nos conduce a un razonamiento circular. Por ello es necesario que nuestro pensamiento sea flexible y se renueve constantemente. Esto se hace posible cuando nos dirigimos hacia la fuente de la vida. Los cambios que entonces ocurren no significan que tenemos que realizar algo. Ello significa que “algo” en nosotros quiere manifestarse, algo que aún no conocemos, pero que sentimos muy cercano, no obstante. Podemos admitir ese nuevo aspecto, concederle algo de espacio. Podemos abrirnos a lo desconocido, que quiere transformarnos desde dentro. Somos los receptores de aquello que viene desde lo Divino, no somos los creadores. Actuar y juzgar, separados del origen divino, ha generado los velos que nos impiden reconocer la luz. Podemos dejar que esos velos se disuelvan.

El camino para hacerlo está preparado. Empieza por el hecho de que nuevos sentidos se remueven en nuestro interior y nos preguntan: ¿Quieres conservar tus juicios o estás dispuesto a echarte a un lado, para que algo más profundo pueda encender la luz dentro de ti?

Somos libres de decidir pues el amor sin libertad no puede existir.

Si queremos seguir moviéndonos en el mundo de las ilusiones, crucificamos la Luz. Incluso las ilusiones necesitan una luz creadora. La usan. Desde ese punto de vista, también la luz espera la salvación. Pero nada puede ser forzado. El “plan de salvación” consiste en que nos despertemos del sueño. Toda disposición a abandonar los pensamientos de separación y dejar que el todo en nosotros se inflame, será jubilosamente utilizada por el Espíritu Santo, el renovador de la vida. Él rectifica nuestra mente revelando nuestra verdadera identidad. La Luz de la fuente original colmará entonces nuestra conciencia. Veremos el mundo de un modo diferente. Veremos como la Luz está activa en todas partes. La luz se contempla a sí misma a través de nosotros. El mundo se experimenta a sí mismo renovado, a través de nosotros.

Fuente: https://www.logon.media/es

 

Encuentro con Chidr

Encuentro con Chidr

Gunter Friedrich

Extracto del podcast de la Fundación Rosacruz perteneciente a la serie Christian Rosenkreuz und die Fama Fraternitatis publicada en YouTube. Escena en Damasco (siglo XVI). Voces; ruido de la calle; música.

D (árabe): ¿Quién eres?

CR: Me llamo Cristián Rosacruz.

D: ¿Estás bien?

CR: ¿Por qué?…, sí. Acabo de estar en la tumba de vuestro gran maestro Ibn al-Arabi.

D: Pero no parece que estés muy bien: tienes la cara verde.

CR: Tienes razón, ya no volveré a ser el mismo jamás.

E (árabe): Aquí tienes, amigo. Tómate una taza de té y dime qué te ha pasado.

CR: Estaba de pie ante la tumba de vuestro gran maestro —una construcción impresionante— y había también musulmanes. Yo estaba completamente absorto en mí mismo.

****

CR: Y, de repente, una fuerza me movió. De algún modo, estaba fuera de mí mismo… no era yo… me experimenté a mí mismo… pero diferente a antes. Experimenté algo que nunca antes había experimentado… estaba en un mundo diferente.

D: Amigo, tal vez hayas conocido a Chidr. Es cierto que… has estado en la tumba del gran maestro. E Ibn al-Arabi contactó con Chidr en repetidas ocasiones. Chidr ha sido su profesor más notable. Tóma algo de beber y de comer, y cuéntanos más. Tienes que ser una persona especial.

CR: ¿A quién conocí? ¿Quién es ese Chidr?

D: Es quien ha abierto los portales al mundo de los inmortales para nuestros maestros. Quien los ha guiado a través de la montaña del espíritu: la montaña Qaf.

E: Chidr es un sirviente del Espíritu Santo. La mayoría de las veces no se le puede ver; pero, a veces, se hace visible. Ha sido de gran ayuda para muchos creyentes que lo han necesitado.

CR: Fui arrastrado fuera de mí mismo hacia otro mundo, en el cual había estado con anterioridad, pero… nunca antes de forma tan viva. Me sentí como si me llevaran de la mano. Podía ver la razón de todas las cosas que suceden aquí abajo… Hay esferas llenas de vida, altas esferas… y bajas… también oscuras…

****

E: Mi querido amigo, Chidr te ha cogido de la mano.

CR: He estado en altas esferas… en las cuales me hubiera gustado quedarme; pero era imposible. No estaba totalmente preparado. He visto algo mucho más claro que antes: el hombre tiene una tarea mucho más importante de lo que pensamos. Y, de repente, estaba de pie ante la tumba de Ibn Arabi.

D: A pesar de todo, puede que, al final, te conviertas al islamismo.

CR: No, no. Pero me he dado cuenta de que tenéis maestros de quienes podría aprender. Yo soy cristiano —y lo seguiré siendo—; pero ahora sé que tenéis maestros que quieren enseñarme algo.

D: Ibn Arabi escribió que se le había concedido el vestido de Chidr, el cual tiene un cuerpo inmortal.

CR: No podía entender todo lo que veía… pero mi corazón está más abierto que nunca. Estoy seguro de que podemos aprender a ver con el corazón; una manera de ver y entender completamente nueva es posible.

E: No viniste aquí para nada.

CR: Me he dado cuenta de otra cosa: no existe lucha entre el islam y el cristianismo en las altas esferas del alma. Allí, todos los caminos son uno y hay una profunda conexión. Aun así, tenemos que caminar diferentes caminos…

D: Has sido llamado, hermano. Chidr ha abierto la puerta para ti. Chidr —que es Elias, el inmortal— ha bebido del agua viva y está guiando a otros hacia la (misma) fuente.

E: Se dice que las religiones son como las flores de un campo.

CR: Es una bella imagen; pero no podría haber dicho eso allí donde yo vengo.

D: El reino de Dios está hecho de agua viva. De allí, el alma, por sí misma, puede dar vida a nuevos cuerpos.

CR: Sí; nosotros también decimos que podemos renacer del agua y del espíritu.

E: Esa es la medicina de la que nuestros maestros hablan también.

CR: ¿Dónde los puedo encontrar?

D: No aquí, en la ruidosa ciudad de Damasco; hay un lugar, un lugar de silencio. El camino hacia ese lugar discurre a través del desierto. Nosotros te podemos ayudar.

E: Que Dios te acompañe. Inshallah.

Fuente: https://www.logon.media/es

 

Del centro de la galaxia al centro del corazón

Del centro de la galaxia al centro del corazón

Joan Garcias

Nuestra naturaleza superior no destruye nuestra naturaleza inferior, sino que la abarca

El ámbito del calendario maya abarca disciplinas tan diversas como la cosmología, la filosofía, la sabiduría perenne, la espiritualidad, las mitologías sujetas a las edades que da una gran cosmovisión galáctica sin parangón en las tradiciones de la humanidad. En esencia, la tradición maya defiende, elucida y explica las enseñanzas de la sabiduría universal que residen en el corazón de todas las grandes tradiciones de la humanidad.

Simplemente la experiencia de ir recogiendo datos a través del tiempo de los descubrimientos arqueológicos, antropológicos, culturales, astrofísicos es como un camino iniciático cada vez más profundo que va uniéndonos sorprendentemente a la cosmovisión de un Creador, de Su Creación y de Sus Criaturas. Uno no puede dejar de ser nunca un estudiante de la cosmología maya.

Se alegra la razón y sonríe el corazón cuando descubre que las enseñanzas mayas no son las creencias arbitrarias de otro pueblo natural más, sino enseñanzas que conectan con las grandes verdades que todas las tradiciones espirituales sólidas y con un ejemplo humilde y poderoso de los logros científicos que consiguieron en el breve tiempo que estuvieron entre nosotros. (Período clásico: 250 d. C hasta 900 d.C).

La antigua civilización olmeca, que precedió a los mayas, creía que el centro del universo era la estrella Polar, alrededor de la cual parecen rodear todas las demás estrellas pero los mayas reconocieron un nuevo centro cósmico, en la doctrina de las Eras Mundiales preservada en el mito maya de la creación.

La Vía Láctea cruza sobre la eclíptica (la ruta zodiacal seguida por el Sol, la Luna y los planetas) en dos lugares: uno en Sagitario y otros en Géminis. Según el simbolismo maya, estos lugares de cruce ubican el centro de nuestra galaxia Vía Láctea, el centro galáctico.

Está claro que la identificación del centro de nuestro universo fue una aportación esencial de los mayas. El cruce de sagitario apunta al centro de la galaxia y la antigua cruz egipcia, el Ankh, describía la Llave de la Vida para los Iniciados en los Misterios de las Pirámides, y algo más tarde de la edad media, con la aportación del Árbol de la Vida de los Sephirots, en la gnosis judía, por medio de la Kaballah se llegó a la comprensión de que este Centro Galáctico desvela a Da’at, Isis, Madre del Universo Galáctico.

Siete Macaw, Quetzalcóatl, Uno Hunahpo y la astrofísica actual

Los mayas consideraron tres grandes principios, iguales en importancia y asociados con tres deidades: Siete Macaw (Osa mayor, el centro polar), Quetzalcóatl (las Pléyades, el cenit) y Uno Hunahpu (el Sol en el solsticio de diciembre, el centro galáctico).

El centro galáctico emerge como centro cósmico mayor, el centro que contiene las consideraciones más elevadas posibles y la perspectiva más global. Del mismo modo que el modelo heliocéntrico introducido por Copérnico en el siglo XVI supone una forma superior de representar el cosmos en comparación con el modelo geocéntrico anterior, los mayas alcanzaron una comprensión cosmológica que superaba otras perspectivas previas y menos completas.

¿Cómo se relaciona la deidad del solsticio solar de diciembre (Uno Hunahpu) con el centro galáctico? El alineamiento del año 2012 de nuestra era mostró el fenómeno conocido como la precesión de los equinoccios. Al tiempo que gira, la Tierra se “balancea” lentamente sobre su eje, cambiando nuestra orientación hacia los grandes campos estelares, incluyendo la Vía Láctea. El fenómeno también afecta a los solsticios, de modo que la posición del Sol en el solsticio de diciembre ha ido cambiando lentamente, pareciendo converger con el centro de la Vía Láctea a lo largo de muchos miles de años. De hecho, el Sol en el solsticio de diciembre se alinea con la cruz maya y el centro galáctico solamente una vez cada 26.000 años, la duración de todo el ciclo de precesión.

John Major Jeckins descubrió en 1994 que el sagrado Juego de la Pelota y el mito de la creación maya presentan el alineamiento galáctico. Y así descubrió que su primer calendario se originó en Izapa, enclave arqueológico de una rica fuente de esculturas, profecías y enseñanzas espirituales.

Jeckins nos propone pensar en el alineamiento como un eclipse, puesto que comparte con los eclipses el significado alquímico básico de la “trascendencia de los opuestos”.

En la metafísica maya, esta unión tiene un significado más profundo, un significado que va más allá de la unión de lo masculino y lo femenino, y otros pares opuestos. Involucra la relación no-dual entre el infinito y la finitud, entre la eternidad y el tiempo; la unión de lo superior con lo inferior.

La alineación representa la filiación, se está en unión entre el centro creador y la partícula creada. La partícula con su centro estelar comparte filiación con su origen. Ellos lo transmitían como que la naturaleza superior e inferior vuelven a reunirse en los eclipses, en el mito de Quetzalcóatl del Sol uniéndose con Venus.

Nuestra naturaleza superior no destruye nuestra naturaleza inferior, sino que la abarca, contiene y vivifica hasta devolverle la comprensión completa de su filiación, de su proyecto y de su meta.

No evolucionamos hasta estos estados, puesto que ellos residen en la raíz, en la esencia de nuestro ser; más bien, los desvelamos (recuérdese Isis sin velo), abandonando las limitaciones que impedían reconocer la realidad de su presencia inmanente.

Estos principios de la ciencia sagrada maya no se diferencian en nada a las enseñanzas herméticas de Egipto, los taoístas de la China, las gnósticas del cristianismo, las descritas en el Árbol de la Vida de los Sephiroth y las propuestas por los Rosacruces en las Bodas Alquímicas de Christian Rosacruz, o de la Teosofía.

Son ciencias espirituales que no cesan de hablar de la unión del centro del corazón con el centro del universo.

Fuente: https://www.logon.media/es

Carta a un joven, buscador espiritual

Carta a un joven, buscador espiritual

Al igual que tú, otros jóvenes sienten en sí un profundo anhelo espiritual

Gente de más edad, puede creer que es una suerte que te hagas, tan pronto en tu vida, esas preguntas fundamentales. ¿Pero en qué modo es eso una suerte? Estar desde muy joven unido a una dimensión espiritual, puede resultar difícil de integrar en tu vida. Puede a veces parecer complicado. Y no existe al respecto una respuesta intelectual estándar.

Hay en nosotros miles de millones de pensamientos. Miles de millones de “yoes”, enredados en una bola amorfa de pensamientos “yo”. Detrás de esos miles de millones de pensamientos, que cubren el verdadero ser, hay algo tan magnífico que es imposible describirlo.

¿Por qué piensan algunos que tienes suerte? Eso es porque creen que estas conectado a ese ser real; ese magnífico, feliz ser, que vierte en ti su alegría, su poder, su amor y su inmensidad.

Algunos preveían esta posibilidad, y la sintieron aún con más fuerza, cuando por primera vez entraron en un campo etérico puro, tal como el del templo de una verdadera Escuela Gnóstica. Ellos han aprendido a recibir esa fuerza que revela y abre la puerta al verdadero ser interior. Para ellos, hay una vida “antes” y otra vida “después” de esa experiencia, pues han reconocido la acción interior de esta fuerza y lo que ella transforma. Pero ellos ven también que ese camino requiere esfuerzo, y se imaginan que las cosas son más fáciles para ti.

Para otros, es justamente lo contrario. Ellos creen que los jóvenes no pueden tener experiencias internas de naturaleza espiritual.

¿Y tú, como puedes diferenciarte, a ti mismo, del lazo activo con la inmensa eternidad? ¿Cómo puedes distinguir la dimensión lineal, del inmenso universo que se encuentra detrás de todas las cosas y que se refleja en tu ser interior? Todo está entrelazado. ¿Acaso el compararte con algo te ayuda a saber quién eres?

Podría resultar más fácil actuar como si no hubiera eternidad ni núcleo espiritual, y así no tenerlos en cuenta en la vida diaria. Pero en realidad nunca escogemos. El Alma llama o no llama. Ella vibra y conecta…o no lo hace.

Puedes ciertamente actuar, como si no hubiera en ti una abertura para la gran fuerza que llama. Está llamando para la alegría más intensa, más unificadora, más magnífica. Pero siente también el dolor de la separación y la incapacidad de comprender que esta vida no es lo que anhela. Y eso no siempre es fácil de aceptar. Podemos experimentar esto, no como una percepción del alma, sino como un sufrimiento interior. Cuando esta fuerza nos llama desde dentro, podemos escucharla; no con nuestros oídos, sino como una sensación. Puede ser vista; no con los ojos, sino que la luz del alma irradia de tu ser y produce una vibración particular que puede ser percibida por aquellos que son sensibles a ello.

Incluso cuando te dices a ti mismo “no, yo no puedo ver nada, no puedo sentir nada”, eres confrontado con situaciones de vida particulares. Tus amigos, incluso sin darse cuenta, pueden ser tocados por esa luz que hay en ti. Y también, tú puedes sentirte mejor cuando estás con otros jóvenes que portan esa misma luz. Pues no se trata de ser algo o no serlo; se trata de la calidad del alma dentro de cada uno de nosotros; se trata de claridad, profundidad, sutilidad, magia.

Crecemos con una magia interna que no siempre es fácil de manejar. Puede producir la sensación de que es difícil de llevar. Si eliges confiarte a esa magia, sucederán cosas maravillosas, cosas tan magníficas que no pueden ser descritas con palabras. Pero aunque eso resulte extraño, se necesita cierto tiempo. También descubrirás que no estás tan solo, tan separado, como a veces has podido sentirte.

Intenta algo: cuando no seas feliz, cuando en ti crezca la conciencia de tu imperfección, intenta no sentirte insatisfecho por ello. O simplemente, intenta no proyectar esa sensación en los que te rodean. Mejor intenta tomarte el tiempo para percibir aquello que te guía desde el interior, y así encontrar el camino hacia esa compañía interior; descubrir el hilo mágico dentro del silencio. Cuando así puedas sentir la esperanza infinita, intenta no proyectarla sobre alguien en concreto, sino permite que su poder se despliegue dentro de ti. No te desanimes si, aún, no puedes “ver”.

El propósito del ego es ser el capitán de tu barco en la vida diaria. Pero tu ego no puede ayudarte en las cosas de tu Alma, en las cosas de la magia que se despierta en tu interior.

Esta magia le es entregada al Alma para liberarse y volverse de nuevo consciente y para actuar en esa verdadera realidad, esa vasta y feliz realidad. Esto le es entregado al Alma para que pueda actuar con otros en las fuerzas de esa realidad.

Eso no te impide vivir tu vida diaria, tener éxito o no tenerlo, tener amigos. Bien al contrario, esto te aporta una energía más satisfactoria. Y la alegría de aquello que se está tejiendo.

Entonces caminarás en la senda de la vida transfigurada. Porque, poco a poco, otros aspectos se despertarán, desvelarán, conectarán, y modificarán tus relaciones contigo mismo y con los otros. Esto creará la posibilidad de una nueva relación interior hasta entonces inimaginable, y dará respuesta a un posible anhelo no identificado.

Te deseo esa alegría que ha de venir.

Fuente: https://www.logon.media/es

Viaje a lo Inesperado (400 años de los manifiestos rosacruces) Parte IV

Viaje a lo inesperado – Fama Fraternitatis

(1614-2014)  400 años de los manifiestos rosacruces

¿El camino del hombre en la vida – un viaje hacia lo inesperado? ¿Cómo encontrar significado y dirección, cómo encontrar una brújula interior? Nos ha quedado claro en nuestros tiempos que la fe en la ciencia y la tecnología por sí sola no es suficiente.
Hace cuatrocientos años (1614) apareció una pequeña obra llamada Fama Fraternitatis, compuesta por un círculo de eruditos en Tübingen que incluía a Tobias Hess, Johann Valentin Andreae y otros. Este libro provocó una tormenta de controversia en toda Europa, pero también encontró muchos partidarios entusiastas. Apareció en un momento en que el mundo de la ciencia comenzó a luchar libre del yugo de la religión. La Fama Fraternitatis describe el viaje de un hombre (Christian Rosenkreuz) intentando lograr una síntesis entre el conocimiento, la fe y la expresión artística – para llegar a su ser interior.

Reinhard Eichelbeck y Wolfgang Jung examinan el significado, los antecedentes y la influencia de esta enigmática obra y recurren a artistas, científicos y buscadores espirituales que hablan de inspiración, audacia, creatividad y tranquilidad interior. Como tal, esta película espera contribuir al debate moderno sobre la perspectiva del futuro.

Video producido por Rosacruz Áurea

Video presentación Jornadas de Convivencia Verano 2019

Estas Jornadas de Convivencia están destinadas a ser un Foro abierto, un lugar de encuentro e intercambio para todos en el respeto por la diferencia y la riqueza de cada uno. Os proponemos vivir en un marco privilegiado diversas propuestas: exposiciones, coloquios, presentaciones, talleres, dinámicas, paseos; momentos de reflexión y convivencia donde realizaremos actividades específicas para las diferentes edades, y hacer un descanso en el transcurrir de nuestras vidas.

JORNADAS DE CONVIVENCIA (Verano 2019)

Estas Jornadas de Convivencia están destinadas a ser un Foro abierto, un lugar de encuentro e intercambio para todos en el respeto por la diferencia y la riqueza de cada uno. Os proponemos vivir en un marco privilegiado diversas propuestas: exposiciones, coloquios, presentaciones, talleres, dinámicas, paseos; momentos de reflexión y convivencia donde realizaremos actividades específicas para las diferentes edades, y hacer un descanso en el transcurrir de nuestras vidas.

Jornadas Abiertas: CIENCIA ESPIRITUAL

Zaragoza 11-12 de Mayo

“Vivimos una época de grandes cambios. Todo está siendo cuestionado. Por una parte sólo creemos aquello que puede ser demostrado. La neurociencia, en cambio, se esfuerza por comprender cómo las personas podemos crear nuestra propia realidad. Al mismo tiempo la física cuántica se plantea cómo puede existir algo que no sea la realidad que genera el observador. Pues, lo que nos presenta nuestra percepción no es toda la realidad.

La Escuela Rosacruz propone cambiar la realidad mediante un cambio de consciencia, liberándonos de todas las capas que nos cubren y que limita el desarrollo de nuestro verdadero Ser.”

 

 

Les invitamos a este evento especial abierto que realizaremos en El Nuevo Mercurio, Sede Nacional de La Rosacruz Áurea en Zaragoza los días 11 y 12 de Mayo de 2019.

PROGRAMA DEL FIN DE SEMANA

SÁBADO 11

12:00h Lectura en el Templo Nº 1

13:00h Comida

17:00h Presentación 1

19:00h Cena

20:30h Presentación 2

23:00h Cierre del día

DOMINGO 12

7:30h Apertura del día

8:30h Desayuno

10:00h Lectura en el Templo Nº 2

11:00h Mesa Redonda

13:00h Comida y cierre

 

INSCRIPCIONES:

info@rosacruzaurea.org

Inscripciones hasta el Martes 7 de Mayo

Precio: 65€ (Incluye alojamiento y comidas)

Alimentación ovo-lacto vegetariana

En armonía con el Universo

En armonía con el Universo

Un hilo de oro ensarta todas las religiones del mundo y entrelaza las vidas y doctrinas de cuantos profetas, videntes, filósofos, mesías y redentores en la historia fueron, y la de todos los hombres de perdurable autoridad. Todo lo que ellos hicieron o lograron estuvo sujeto a principios y leyes, y lo que uno hizo pueden hacerlo cuantos tengan las requeridas facultades para ello.
Este mismo hilo de oro debe enhebrar las vidas de cuantos en el atareado mundo de nuestros días ansíen trocar la impotencia por el poderío, la debilidad y el sufrimiento por la fortaleza y el gozo, la pena y el desasosiego por paz completa, la miseria y penuria por copiosa abundancia de bienes.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 6575_1121284105829_1038841115_307825_3691674_n.jpg

Cada cual es el arquitecto y artífice de su propia vida, pero al mismo tiempo que erigimos interiormente el mundo de la conciencia, atraemos al mundo exterior y él nos atrae.
Los pensamientos son la fuerza edificante de que disponemos, porque fuerza es el pensamiento. Cada ser engendra y atrae a su semejante, y a medida que el pensamiento se espiritualiza, llegan a ser más sutiles y poderosos sus efectos. Esta espiritualización obedece a ciertas leyes y está bajo la potestad de todo hombre.
Todas las cosas existen en el Universo invisible antes de manifestarse en el visible, en lo ideal antes de aparecer en lo real, en lo espiritual antes de mostrarse en lo material.
El reino de lo invisible es el reino de las causas. El reino de lo visible es el reino de los efectos. La naturaleza del efecto está siempre determinada y condicionada por la naturaleza de la causa.
Un divino encadenamiento entrelaza el Universo entero y por todos los lugares la voluntad humana está vivificada por la voluntad divina, de manera que si con ella armonizamos la nuestra y obramos de acuerdo con las leyes y fuerzas superiores, seremos un eslabón del maravilloso encadenamiento del Universo. Tal es el secreto de todo éxito. Así se llegan a adquirir desconocidas riquezas e inimaginables facultades.

Prologo del libro “En armonía con el Universo” R. W. Trine

Video Conferencia: Desafíos 7 “Consecuencias de la Manifestación Material de los Movimientos Espirituales Modernos”

Séptima y última charla del ciclo Desafíos actuales:
“Consecuencias de la Manifestación Material de los Movimientos Espirituales Modernos”
Por D. Francisco Casanueva, Miembro de la Dirección Internacional de la Rosacruz Áurea en España.
¿Debe desplegarse lo espiritual únicamente en los campos invisibles, o es imprescindible que se encarne de alguna manera en la materia?
¿Qué consecuencias tiene hoy en día la manifestación material de una escuela espiritual?
¿Qué ayuda concreta ofrece ante los desafíos de la vida y cómo puede ayudarnos con todo aquello que nos impide realmente ser libres?

Video Conferencia: Desafíos 6 “El fantasma de la Libertad”

Desafíos 6 “El Fantasma de la Libertad” from Rosacruz Aurea on Vimeo.

¿Es la libertad una realidad o meramente un fantasma, una ilusión, un espejismo?
¿Podemos, de alguna manera, ir mas allá de las libertades proclamadas en las leyes, hasta lograr “Una Libertad real que nos permita definir y realizar el destino que elijamos, y no el que según las circunstancias se nos impone como una fatalidad inapelable?”
Conferencia impartida por D. Francisco Casanueva miembro de la Dirección Internacional de la Rosacruz Áurea en España.