Entradas

La soledad y el milagro

La soledad y el milagro

Cuánto tiempo duró, no lo sé.  El tiempo estaba fuera de control.

Texto: Krabbelton, País: Alemania, Imagen: Ruth Alice Kosnick

A menudo me he sentido solo, abandonado, como si hubiera perdido algo, pero no sabía qué era ese algo.

Una profunda nostalgia me inquietaba y mi corazón se sentía como si lo estuvieran frotando con papel de lija.

A pesar de intentarlo, no pude liberarme del dolor que sentía.

El miedo se manifestó, el miedo a un vacío desconocido, a un profundo agujero oscuro de perdición.

La desesperación se apoderó de mí y me arrastró más y más profundo en el abismo.

No pude soportar la vorágine.

Así llegó el momento en que mi resistencia se rompió.

Caí. Una tormenta estalló dentro de mí, como una explosión.

Nada parecía permanecer entero, todo estaba hecho pedazos.

Fragmentos de acontecimientos de mi vida volaron a mí alrededor.

Me quedé allí indefenso, casi indiferente.

No sé cuánto tiempo duró.

El tiempo estaba fuera de control…

Y entonces se manifestó una sensación de calma

y me di cuenta de que todo había encontrado su lugar.

Pude entender por qué mi vida era tan confusa.

Me di cuenta de lo que me faltaba en mi vida

y de lo que había estado presente en mi infancia.

Mi corazón se regocijaba de alegría.

Lo perdido volvió de nuevo:

era la razón de mi existencia,

La razón principal.

Fue como un milagro.

Una energía espiritual interior había reemplazado el abismo.

La soledad y el miedo habían desaparecido.

Como si nunca hubieran existido. Fue el comienzo de algo nuevo.

Recuperé mi brújula interior y, con ello, el coraje y la confianza.

Puedo seguir avanzando

al lugar de mi anhelo interior.

 La brújula indica el camino que soy, sobre lo que es incomprensible. A él me dirijo.

Fuente: https://www.logon.media/es