Canto de Alabanza de Hermes

Fuente: Corpus Hermeticum, Libro XIV , (discurso de Hermes a Tat)167195_493472731747_281610216747_6133905_6844698_n

Tat: Padre, me gustaría oír el canto de alabanza que, según me has contado, oíste cantar a las fuerzas, cuando hubiste alcanzado la Ogdóada.

Hermes: en concordancia con lo que Poimandres reveló en la Ogdóada, apruebo tu prisa por desmontar esta tienda, ya que ahora estás puro. Poimandres, el espíritu, no me ha manifestado más de lo que ha sido escrito por mí, sabiendo bien que por mí mismo sería capaz de comprender y oír todo y de ver todo lo que quisiera; y él me ordenó hacer todo lo que fuese bueno. Por eso, en todas las cosas, cantan las fuerzas que están en mí.

Tat: Padre, también yo quiero oír y conocer todo esto.

Hermes: entonces permanece en silencio, hijo mío y escucha el canto de alabanza que a esto se refiere, el himno al renacimiento.

No era mi intención darlo a conocer sin más, excepto a ti que has llegado al final de esta iniciación. Razón por la que este canto de alabanza no se enseña, sino que permanece oculto en el silencio. Así pues, sitúate en un lugar al aire libre, el rostro vuelto hacia el viento del mediodía, después de que el Sol se haya puesto, arrodíllate así y ora; y haz lo mismo a la salida del Sol, pero vuélvete entonces hacia el levante. Y así, ahora calla, hijo mío:

EL CANTO DE ALABANZA DE HERMES

¿Quién podría alabarte suficientemente y de acuerdo con tu valor?
¿Hacia dónde dirigir mis ojos para alabarte?
¿Hacia arriba? ¿Hacia abajo?
¿Hacia el interior o hacia el exterior?

No existe ningún camino, ningún lugar,
ninguna criatura que esté fuera de Ti;
todo está dentro de Ti y todo proviene de Ti.
Tú das todo y no recibes nada: pues Tú posees todo
y no existe nada que no Te pertenezca.

¿Cuándo cantaré tu alabanza?
Ya que es imposible comprender tu hora y tu tiempo.

¿Y por qué cantaré Tu alabanza?
¿Por lo que has creado? ¿Por lo que no has creado?
¿Por aquello que has revelado, por lo que mantienes oculto?

¿Y con qué cantaré tu alabanza?
¡Cómo si algo me perteneciera! ¡Como si poseyese algo propio!
¡Como si fuese alguien diferente a Ti!

Pues Tú eres todo lo que puedo ser,
Tú eres todo lo que puedo hacer,
Tú eres todo lo que puedo decir.
Tú eres todo y no existe nada fuera de Ti.

Tú eres incluso lo que no existe.
Tú eres todo lo que ha llegado a existir
y todo lo que no ha llegado a existir.
Tú eres Espíritu, cuando es el alma-espíritu quien Te contempla.
Padre, cuando das forma a todo el universo.
Dios, cuando Te revelas como fuerza activa universal.
El Bien, porque Tú has creado todas las cosas.

Lo más sutil de la materia es el aire,
lo más sutil del aire es el alma,
lo más sutil del alma es el espíritu,
lo más sutil del espíritu es Dios.