Rosacruz

Etiquetas en la web sobre Rosacruz.

Entradas

Video Conferencia: Desafíos 5 “Vivir en la Incertidumbre”

Quinta conferencia del Ciclo “Desafíos” que Francisco Casanueva, Miembro de la Dirección Internacional de La Rosacruz Áurea, imparte en Madrid.

Video Conferencia: Desafíos 4 “Espíritu y Materia”

Cuarta conferencia del Ciclo “Desafíos” que Francisco Casanueva, Miembro de la Dirección Internacional de La Rosacruz Áurea, imparte en Madrid.

Jornada abierta en Canarias sobre Educación

El arte de enseñar y aprender

Sábado 27 de Octubre 2018

Lugar: a celebrar simultáneamente en Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife. (Consultar Sedes)

Enseñar, en sentido original, significa “señalar”. Consiste en mostrar, dar modelos para que alguien reconozca algo, que aun teniéndolo, no se había percatado de ello. Sirve sobre todo para desarrollar las cualidades innatas y adquirir las habilidades necesarias, para que el ser humano sea consciente de lo que le rodea dentro y fuera de sí mismo y que conecte con todo ello, como parte integrante del Todo.

La educación pretende que el ser humano encuentre su vocación, la realice y desarrolle su conciencia. Educar es más difícil que enseñar, porque para enseñar se precisa saber, pero para educar se precisa ser.

 

PROGRAMA DETALLADO:

 

10:30hBienvenida 

INSCRIPCIONES

info@rosacruzaurea.org

Fecha límite de inscripción: 23 Octubre

Coste 30€ (comida y material incluidos)

 

Enlace a Sedes Rosacruz Áurea

11:00hPrimera conferencia
11:45hPausa
12:00hPresentación y coloquio
14:00hComida ovo-lacteo-vegetariana
16:00hTaller / dinámica
17:30hPausa
18:30hSegunda conferencia
19:30hConclusiones y entrega de material

 

 

 

 

Comenius y la Rosacruz: El arte de enseñar

Conferencia realizada el día 6-03-2018, a cargo de Francisco Casanueva desde la biblioteca Arús en Barcelona sobre “Comenius y la Rosacruz: El arte de enseñar.”

El Arte de Enseñar from Rosacruz Aurea on Vimeo.

Lo Femenino y lo Masculino

Lo Femenino y lo Masculino  son arquetipos universales, principios  presentes en todo el Universo, en todo lo vivo y en cada ser humano.

En el cap. 28 del Tao Te King de Lao Tse los reconocemos como la Omnipotencia y el Amor:

Quien conoce su fuerza masculina y, sin embargo, conserva su mansedumbre femenina, es el valle del reino”

“El valle del reino” es una antigua expresión china que hace referencia a la paz de la realización  perfecta. Y  Lao Tse indica la necesidad de que ambos principios caminen juntos si se quiere alcanzar ese estado de perfección.

Lo Masculino, como principio,  es la fuerza activa, fecundadora,   lo Femenino es lo  receptivo, la fuerza  engendradora;  lo Masculino busca realizar, lograr, alcanzar retos y lo Femenino recrear, sostener y  permitir  que los retos se alcancen de manera digna, sin dañar la vida sino más bien enriqueciéndola. Lo Masculino representa el mundo de la razón, lo Femenino el mundo del sentimiento y la intuición.

Si tenemos  en cuenta esta somera aproximación a los valores que cada principio representa, podemos  entender  que ambos aspectos han de estar equilibrados tanto en cada individuo como en la sociedad. Pues cuando un aspecto se desarrolla en exceso separadamente, ignorando al otro, se pervierte  de forma importante porque actúa ciegamente. La fuerza degrada en violencia, la mansedumbre en pasividad.

En todo acto creativo ambos aspectos son igualmente necesarios y han de trabajar en unidad.

La sociedad actual da muestras de  un gran desequilibrio entre lo femenino y lo masculino, lo cual explica la situación social de la mujer.

Tanto las formas como los valores de nuestra sociedad conservan el sello de siglos de predominio masculino, representado fundamentalmente por hombres, en los que han prevalecido la productividad, la explotación, el dogmatismo religioso, los totalitarismos,  la autoridad sin amor, la competitividad, etc…. Ello ha dado lugar a una gran decadencia en los valores humanos, a ciudades frías y funcionales, al uso y abuso de la  violencia, a experimentar la  soledad en medio de la multitud, la indiferencia, la prisa,  la tristeza y el vacío que se intenta compensar con la búsqueda de placer fácil y a toda costa. Y ante todo, a una gran degradación planetaria.

Lo femenino, representado fundamentalmente por las mujeres,  relegado al ámbito del  hogar, sumiso, negado y vapuleado, no ha podido desempeñar su función de manera saludable, plena, no ha defendido  las condiciones que la intuición y el  amor podrían haber puesto a los impulsos masculinos. O incluso  ha ejercido su influencia desde la sombra dando muestras de un poder insano.

Y así, a pesar de que  lo femenino  emerge y busca ocupar su lugar desde hace decenios, a pesar de que parecen estar presentes en el  fundamento de nuestras sociedades las ideas de democracia, de bienestar social, de libertad de expresión en la cultura, de ayuda al desfavorecido, todas ellas  con un importante aspecto femenino, , la realidad es que el poder se encuentra en manos de las potencias económicas, la banca, los políticos corruptos enfrentados entre sí … y los valores femeninos siguen en la sombra.

Acostumbramos a identificar a la mujer con lo femenino y al hombre con lo masculino, pero en realidad, lo esencialmente masculino y lo esencialmente femenino se encuentran en ambos géneros, como los dos polos complementarios de una misma realidad. La polaridad dominante es la que se exterioriza, mientras que la otra permanece en el mundo interior, en la sombra, oculta incluso para uno mismo.

La violencia de género es en muchas ocasiones una expresión clara de la no aceptación del propio mundo interior, del miedo y el rechazo a los propios valores internos por causas culturales, emocionales o por  programas del inconsciente. El valor femenino interno llevado a lo consciente puede contener, frenar  la tendencia instintiva y brutal  a la violencia. Cuentos como “La Bella y la Bestia” lo ilustran a la perfección.

En el mundo interior está la verdadera riqueza, el potencial a descubrir y a desarrollar por cada ser humano.

Ciertamente lo Femenino ha sido negado, degradado, relegado en todos los niveles de la vida y como consecuencia de ello la mujer ha sido y sigue siendo maltratada, desconsiderada, utilizada, explotada. Todos deseamos eliminar y sanar el profundo dolor que acarrea todo ello. Nuestro corazón está en ello.

Pero, no podemos olvidar que todas y todos tenemos un reto importante: conocer y liberar nuestro lado oculto, los potenciales latentes en nuestro  ser más profundo.

La grandeza del momento actual es que ya hay muchas, muchísimas personas que comprenden que  no se trata de que lo femenino se vengue o arrebate el sitio a  lo masculino, sino de tomar consciencia cada una y cada uno  de nosotros de los condicionantes con los que nos identificamos  consciente y  sobre todo  inconscientemente, que no permiten que lo  femenino y lo masculino universales, la Fuerza y el Amor se manifiesten en y a través de nosotros.

Ambos principios en su pureza y autenticidad están en cada persona, mujer u hombre, pero al haber sido relegados a la sombra, aparecen a la consciencia disfrazados de las máscaras que nuestros prejuicios y nuestra ignorancia les han adjudicado.

No obstante, detrás de esas máscaras  late  nuestra libertad.

Fuente: Rosacruz Áurea

 

EL SILENCIO, MATRIZ DEL ENTENDIMIENTO

El Entendimiento, la Inteligencia, es la percepción de la Conciencia del Alma, el ejercicio del sentido intuitivo, la apertura del oído interior; solamente él puede revelar el sentido vital de toda cosa.

El Silencio es tan necesario al Entendimiento como la matriz al embrión. Su sede está en el espacio cercano al corazón y es el verdadero corazón solar de nuestro cuerpo. Allí es donde hay que escuchar y gestar lo que el Silencio manifieste.

Hay que “escuchar” el Silencio, aunque nada hable  o responda, aunque todo parezca inerte y estúpido.

El Silencio es siempre fecundo, pero su fruto se revela a menudo más allá  del propio Silencio, en los momentos más inesperados.

El Silencio es el pozo en el que “cae” el Universo, el vacío que atrae al Espíritu. Pero la conciencia despertada en esos instantes puede permanecer oscura algún tiempo; el Conocimiento que resulta de ello espera, en el fondo del corazón, su hora para ascender a la superficie; durante esta espera las preocupaciones fútiles corren el riesgo de ahogarlo.

Es necesario aprender a incubar este tesoro, sería excesivo exigir la comprensión inmediata de lo que se concibe durante el corto momento arrancado a los quehaceres diarios.

El sordo presentimiento de alguna verdad será su primer resultado. Reconócela y acógela, pues la duda y la ingratitud frenan todo progreso. Espera pacientemente a que las tenues claridades lleguen a hacerse evidencias; no busques retener mediante  conclusiones mentales prematuras lo que se te presenta, pues dificultarán el desarrollo de la intuición.

Todo conocimiento concebido por el Corazón afluye a la superficie como la crema en la leche, sin ningún esfuerzo de pensamiento: este es el verdadero conocimiento intuitivo.

Posteriormente la inteligencia cerebral puede apropiárselo y enriquecerlo con nociones ya conocidas; éste es el trabajo de traducción de las concepciones intuitivas.

Pero esta traducción exige el hábito de ejercitar el oído interior para escuchar con neutralidad y una dócil impersonalidad las correcciones aportadas por el Conocimiento del Corazón.

Los obstáculos a los progresos del conocimiento intuitivo son:

  • la prisa por los resultados.
  • la imaginación cerebral o emotiva.
  • la intrusión de los pensamientos en la concentración meditativa.
  • la ingratitud o la duda en cuanto a las percepciones intuitivas que no pueden ser todavía comprendidas cerebralmente.
  • la autosatisfacción y la resistencia a constatar los propios errores.

Hay que impregnarse de esta Verdad:

“Todo está en el hombre”, no hay nada en la naturaleza que no esté representado en él; pero además de esta naturaleza contiene dentro de sí, por su condición humana, una semilla de Luz divina que le es dada para hacerla fructificar.

El genio no es más que un desgarro momentáneo en el velo que oculta esta Luz. Este velo es tejido por nuestras rutinas y nuestros prejuicios, nuestras ambiciones, nuestra voluntad personal, nuestras repugnancias, nuestros gustos particulares, la vanidad de nuestra ciencia racional.

La voz de esta Luz es la  Consciencia del Universo. No hay ninguna cuestión que ella no pueda resolver para el hombre que ha roto la cáscara de su Yo.

La percepción de esa voz es proporcional a la sencillez y transparencia de aquél que la escucha.

                        Traducido del libro “L’ouverture du chemin” de Isha Schwaller de Lubicz

Sobre el discernimiento espiritual

En su libro “Viveka Chudamani” o “La Joya Suprema del Discernimiento“, Sankara, filósofo monista de la India que vivió en los años 788-820 habla de la necesidad de que el ser humano llegue al conocimiento del verdadero Ser y a la identificación  con él. Para ello es necesario el discernimiento que permite sustraerse a la ilusión. En los versos siguientes explica como la mente racional puede ser el gran obstáculo para que dicha experiencia interior pueda tener lugar:

  1. El órgano interno en forma de mente (Manas) tiene su asiento en los cinco sentidos y también en el cuerpo físico, induciendo de esa forma al ignorante a identificarse con ellos. Pues la mente aunque sólo es un reflejo del Atman, tiende a ejercer completo dominio sobre el Ser, suplantando al Atman que es su verdadera naturaleza.
  2. Aquél que está dominado por la ignorancia vive confundido, dándole a las cosas sin valor un valor que no merecen. La carencia de discernimiento le obliga a confundir la cuerda con la serpiente, sufriendo las consecuencias de la angustia, el miedo y cosas por el estilo. Así pues, has de saber, amigo mío, que el apego y la atadura surgen al considerar las cosas transitorias como reales.
  3. Solamente es libre aquel que puede discernir los objetos de los sentidos y el Ser, que morando dentro de todos los seres permanece separado e inactivo -igual que se puede separar un tallo de hierba de todo el ramillete que le rodea- y sumergiendo todo Eso, permanece en estado de identidad con su Ser.

Efectivamente, el  discernimiento espiritual no es algo que se adquiere por estudiar diversas filosofías, o religiones, aunque dicho estudio nos pueda aportar mucho. El discernimiento espiritual está presente como semilla en el corazón de cada microcosmos, de cada ser humano.

Es la semilla de la Sabiduría que se nos concede para la auto-realización de acuerdo  con el proyecto replegado en el Ser Esencial. Somos nosotros los responsables de crear  las condiciones para que esa semilla germine, florezca y de frutos.

En una Escuela Espiritual como la Rosacruz Aurea encontramos una atmósfera enriquecida espiritualmente que facilita que la semilla del discernimiento se active, pero es cada participante en dicha atmósfera el que ha de hacer los esfuerzos necesarios para que crezca y se desarrolle.

Pues el discernimiento está en relación directa con el Presente, en cada momento se nos “presenta” la necesidad de discernir entre lo real y lo ilusorio, entre lo que favorece el propio desarrollo y lo que lo frena.

La fuente de discernimiento situada en el corazón, ese sensorium, nos aporta más y más  información procedente del Ser  Esencial en la medida en que vamos adoptando una nueva actitud ante la vida y  la consciencia se mantiene abierta al misterio.

Revista pentagrama 4 2017 (Octubre-Diciembre)

NUEVO NÚMERO DE LA REVISTA PENTAGRAMA

Temática:

El mundo: diez mil caminos para expresar la necesidad de la vida.
Los hombres: a la búsqueda de los caminos para vivir.
Los corazones: a la búsqueda de una apertura para encontrar el camino.

Índice de temas:

• Imágenes del mundo
• El lenguaje de la liberación del corazón (Basado en un fragmento extraído del libro XIII del Corpus Hermeticum, Discurso secreto en la montaña)
• “Eleva tu corazón hacia la Luz y conócela”
• Nasiketas y el arte de morir
• Las razones del viaje de Cristián Rosacruz a Damcar y Fez (Ensayo)
• Lemniscata (Símbolo)

Enlace de descarga en PDF 

Enlace de descarga EPUB

Enlace de descarga Kindle

Enfermedad y Curación

Desde un punto de vista espiritual

Vivimos desde nuestro nacimiento, constantemente bajo “la espada de Damocles”: Envejecemos irremisiblemente, y experimentamos que la salud y la enfermedad son tan sólo los dos polos opuestos, y por tanto relativos, que expresan nuestro estado de ser actual como humanidad: un estado completamente inestable, con tendencia natural a la desarmonía que nos deja a menudo en la estacada.

En ocasiones y gracias a la enfermedad, mediante el combate exterior entre las fuerzas que atacan a nuestro organismo y aquellas otras que lo defienden, podemos llegar a tomar consciencia de la inestabilidad de nuestra propia naturaleza interior, lo cual es un paso imprescindible para abrirnos al conocimiento de nuestra verdadera naturaleza divina y eterna.

La enfermedad es el resultado del deterioro del orden y la sincronía entre el ser humano y el cosmos y su naturaleza, y también de la asincronía con el propósito de la inteligencia espiritual implícita en el propio ser.

Este deterioro puede surgir por factores internos o externos.
Los externos son debidos fundamentalmente a la perturbación del medioambiente, del ecosistema, por la agresión constante de la humanidad sobre el cuerpo planetario, que es en definitiva nuestra nodriza.
Los internos son consecuencia del alejamiento con respecto a nuestro verdadero ser, de la ruptura de la relación interior con el ser espiritual subyacente por un comportamiento que conduce en sentido contrario al propósito de la existencia humana.

Cuando por causas externas o internas, se manifiesta una enfermedad, nos vemos en la necesidad de detenernos y buscar una terapia. Las terapias sirven para ayudar al enfermo a restablecer el orden perdido, pero ellas por sí mismas no pueden hacerlo si la causa del desequilibrio es interna.

Ellas pueden reconducir el factor patógeno a un mínimo controlable, y de esta forma considerar que el paciente está curado.

Pero si el paciente se queda ahí y no aprovecha esta ayuda para buscar en sí mismo las causas que le condujeron a esa enfermedad, y a continuación no cambia de actitud o de conducta en la vida para neutralizar esas causas profundas, la enfermedad se replicará tarde o temprano.

Y al respecto es indiferente si la terapia ha sido natural, científica o chamánica.

El agente curativo esencial es la reconexión con el ser espiritual subyacente en nuestro ser.

Por todo ello, para la Rosacruz el remedio supremo a la enfermedad de origen interno es la fuerza espiritual central del ser humano, y la terapia correspondiente sólo es posible cuando el ser humano reconecta con esa Fuente interior, comprende claramente el sentido de su existencia y con una consciencia elevada pone en práctica un comportamiento y una actitud en la vida que restablece la armonía fundamental entre él o ella y el cosmos.

Sobre todo ello esperamos dialogar en nuestra Jornada Rosacruz “Enfermedad y Curación , desde una perspectiva espiritual” que tendrá lugar el próximo 7 de octubre.

Revista Pentagrama 3 (Julio-Septiembre 2017)

Según el filósofo Kierkegaard, el amor crea una deuda inconmensurable. No por parte del que lo recibe, sino precisamente por parte del que ama.
El amor que engendra una deuda no puede ser el amor verdadero. El amor no es reembolsable. El que da amor no se empobrece por ello, por lo cual no necesita nada a cambio. Todo lo contrario, según Kierkegaard, por el hecho de dar amor, su propia deuda se vuelve mayor, hasta devenir inmensamente grande.
¿Cómo es eso posible? Pues bien, este gran pensador lo explica así: el amor es un don, un don del universo, de lo más alto o del Uno, según
decía él.
Aquel que posee el amor es inconmensurablemente rico y por ello tiene una infinita deuda con el cosmos.
Además no necesita nada a cambio de su amor, pues en ese amor se halla plenamente agradecido a aquel que le capacita para dar amor, Dios, o el Único. ¡Es como
para quedarse mudo!

INDICE DE TEMAS
• Nicolai Astrup
• El ojo de Osiris, Antonin Gadal
• Amor Intellectualis Dei – El amor racional a Dios
• Manifestación exterior de un misterio interior, Elocuencia del símbolo
• Lo que somos y el libre albedrío
• Colores y palabras surgidos de una fuente
• Nicolás de Cusa: Filósofo, jurista, prelado y diplomático
• Tierra – Sol – Oro. Símbolo
• Paradoja: Columna

Enlace de descarga en PDF

 

Jornada abierta, Enfermedad y Curación

“Enfermedad y Curación, desde una perspectiva espiritual”

Sábado 7 de Octubre 2017

“La enfermedad es un estado inherente al ser humano, nuestra vida nace ya potencialmente enferma. Y ese estado de “enfermedad fundamental” puede manifestarse en cualquier momento de la vida. Mientras ese estado fundamental no se manifiesta, hablamos de “salud”; y llamamos
“enfermedad” cuando dicho estado se expresa en forma de síntomas y le ponemos una etiqueta de tal o cual enfermedad conocida.
La verdadera y definitiva curación significa el restablecimiento del estado original del ser humano a través de un cambio fundamental en su consciencia y la transformación consecuente de sus vehículos. Ello implica a su triple estructura: espiritual, anímica y corporal.”

Esta Jornada abierta Rosacruz, se realizará simultáneamente en todas las sedes Locales de La Rosacruz Áurea en España. (Consultar Sedes)

 

Horario común:

10:30h Presentación de la Jornada
11:00h Primera conferencia
12:00h Coloquio
13:30h Pausa
14:00h Comida ovolacteovegetariana
16:00h Presentación PowerPoint
17:30h Pausa
18:00h Segunda conferencia
19:00h Coloquio
20:00h Conclusiones finales

INSCRIPCIONES
Rellenar el formulario inferior
Fecha límite de inscripción: 30 de Septiembre 2017
Coste 30€ (comida y material incluidos)

para más información: info@rosacruzaurea.org

Inscripción Jornada sobre Educación


Nombre Completo (requerido)

Correo Electrónico (requerido)

Marcar la casilla de la sede seleccionada (requerido)

BarcelonaGijónMadridMálagaValenciaValladolidVitoriaZaragoza

Política de privacidad (requerido)

Enfermedad y Curación, desde una perspectiva espiritual from Rosacruz Aurea on Vimeo.

Intro Video Fama Fraternitatis 400 años de Rosacruz

introducción 400 años de la Rosacruz from Rosacruz Aurea on Vimeo.

Hace cuatrocientos años (1614) apareció una pequeña obra llamada Fama Fraternitatis, compuesta por un círculo de eruditos en Tübingen que incluía a Tobias Hess, Johann Valentin Andreae y otros. Este libro provocó una tormenta de controversia en toda Europa, pero también encontró muchos partidarios entusiastas. Apareció en un momento en que el mundo de la ciencia comenzó a luchar libre del yugo de la religión. La Fama Fraternitatis describe el viaje de un hombre (Christian Rosenkreuz) intentando lograr una síntesis entre el conocimiento, la fe y la expresión artística

Reinhard Eichelbeck y Wolfgang Jung examinan el significado, los antecedentes y la influencia de esta enigmática obra y recurren a artistas, científicos y buscadores espirituales que hablan de inspiración, audacia, creatividad y tranquilidad interior. Como tal, esta película espera contribuir al debate moderno sobre la perspectiva del futuro.