Entradas

EL SILENCIO, MATRIZ DEL ENTENDIMIENTO

El Entendimiento, la Inteligencia, es la percepción de la Conciencia del Alma, el ejercicio del sentido intuitivo, la apertura del oído interior; solamente él puede revelar el sentido vital de toda cosa.

El Silencio es tan necesario al Entendimiento como la matriz al embrión. Su sede está en el espacio cercano al corazón y es el verdadero corazón solar de nuestro cuerpo. Allí es donde hay que escuchar y gestar lo que el Silencio manifieste.

Hay que “escuchar” el Silencio, aunque nada hable  o responda, aunque todo parezca inerte y estúpido.

El Silencio es siempre fecundo, pero su fruto se revela a menudo más allá  del propio Silencio, en los momentos más inesperados.

El Silencio es el pozo en el que “cae” el Universo, el vacío que atrae al Espíritu. Pero la conciencia despertada en esos instantes puede permanecer oscura algún tiempo; el Conocimiento que resulta de ello espera, en el fondo del corazón, su hora para ascender a la superficie; durante esta espera las preocupaciones fútiles corren el riesgo de ahogarlo.

Es necesario aprender a incubar este tesoro, sería excesivo exigir la comprensión inmediata de lo que se concibe durante el corto momento arrancado a los quehaceres diarios.

El sordo presentimiento de alguna verdad será su primer resultado. Reconócela y acógela, pues la duda y la ingratitud frenan todo progreso. Espera pacientemente a que las tenues claridades lleguen a hacerse evidencias; no busques retener mediante  conclusiones mentales prematuras lo que se te presenta, pues dificultarán el desarrollo de la intuición.

Todo conocimiento concebido por el Corazón afluye a la superficie como la crema en la leche, sin ningún esfuerzo de pensamiento: este es el verdadero conocimiento intuitivo.

Posteriormente la inteligencia cerebral puede apropiárselo y enriquecerlo con nociones ya conocidas; éste es el trabajo de traducción de las concepciones intuitivas.

Pero esta traducción exige el hábito de ejercitar el oído interior para escuchar con neutralidad y una dócil impersonalidad las correcciones aportadas por el Conocimiento del Corazón.

Los obstáculos a los progresos del conocimiento intuitivo son:

  • la prisa por los resultados.
  • la imaginación cerebral o emotiva.
  • la intrusión de los pensamientos en la concentración meditativa.
  • la ingratitud o la duda en cuanto a las percepciones intuitivas que no pueden ser todavía comprendidas cerebralmente.
  • la autosatisfacción y la resistencia a constatar los propios errores.

Hay que impregnarse de esta Verdad:

“Todo está en el hombre”, no hay nada en la naturaleza que no esté representado en él; pero además de esta naturaleza contiene dentro de sí, por su condición humana, una semilla de Luz divina que le es dada para hacerla fructificar.

El genio no es más que un desgarro momentáneo en el velo que oculta esta Luz. Este velo es tejido por nuestras rutinas y nuestros prejuicios, nuestras ambiciones, nuestra voluntad personal, nuestras repugnancias, nuestros gustos particulares, la vanidad de nuestra ciencia racional.

La voz de esta Luz es la  Consciencia del Universo. No hay ninguna cuestión que ella no pueda resolver para el hombre que ha roto la cáscara de su Yo.

La percepción de esa voz es proporcional a la sencillez y transparencia de aquél que la escucha.

                        Traducido del libro “L’ouverture du chemin” de Isha Schwaller de Lubicz

3- Preguntas esenciales sobre La Rosacruz Áurea

¿Por qué una escuela espiritual?

3- Preguntas esenciales sobre La Rosacruz Áurea. from Rosacruz Aurea on Vimeo.

Aquilino Neto, Miembro del Colegio Directivo Internacional del Lectorium Rosicrucianum, nos responde en breves pinceladas algunas de las preguntas esenciales sobre La Rosacruz Áurea.

La Profecía Cátara

“Tras setecientos años, el laurel florecerá”

montsegurtCon el desvelamiento de la profecía que en 1244 se elevó, como la paloma del Paráclito, por encima de la hoguera de Montsegur, el 16 de marzo del año 1944, este misterioso proceso se puso en marcha, como el latido del corazón de la eternidad, como la aurora de un nuevo día, en el interior del espacio y del tiempo. Lo hizo el patriarca de la precedente Fraternidad de los Cataros, Antonin Gadal, que, en la línea ininterrumpida de sucesión espiritual, tenía el mandato de encender nuevamente la llama extinguida de Montsegur en el mismo lugar donde doscientos cinco hombres y mujeres, hermanos y hermanas, la fina flor y la corona espiritual de la Fraternidad Catara, el 16 de marzo de 1244 dieron su vida.
Así llego la hora de un nuevo nacimiento para la Triple Alianza de la Luz, Grial, Cataros y Cruz con Rosas. La llama del fuego incorruptible fue encendida de nuevo al alba de un nuevo comienzo mágico, en este momento crucial del siglo veinte: el nacimiento de la Joven Gnosis, el triunfo de la Gnosis Universal, el signo del regreso de los hijos de la Luz. En la fuerza del antiguo tronco del Árbol de la Vida, la Gnosis del Amor, en ese instante, la mesa del altar de la Gnosis fue de nuevo erigida para sus hijos, a fin de que sea celebrado el misterio del Pan y del Vino de la Orden de Melquisedec, el misterio del Santo Grial. rosaleda de albi
La misteriosa manifestación de la eternidad en el tiempo aparece de nuevo en el año de 1946 en el corazón del antiguo país cátaro, en la Rosaleda de Albi, con la llegada de los fundadores de la Escuela Espiritual de la Rosacruz Aurea, Jan van Rijckenborgh y Catharose de Petri.
Así narran ellos mismos este acontecimiento:
“Cuando partimos hacia Albi en el año de 1946, lo único que conocíamos de esta ciudad era el nombre, y nada más. Teníamos un objetivo secreto: retomar el hilo de la fraternidad anterior, la fraternidad transfigurista, conocida como la de los albigenses. Evidentemente este nombre tenía un significado, y por esta razón nos dirigimos a Albi, aunque al parecer, según algunas investigaciones, otros lugares del Sur de Francia podrían ser posiblemente mucho más propicios.
Sin embargo nos dirigimos a Albi, vía Toulouse, impulsados por una voz interior.
En cuanto llegamos, por tren, tuvimos la sensación de encontrarnos en terreno conocido y nos dirigimos directamente hacia nuestro objetivo: un antiguo edificio, situado a la derecha de la gran Catedral, a lo largo de la elevada orilla del rio Tarn; un antiguo caserón convertido ahora en museo municipal, adosado a una rosaleda, antaño palacio episcopal, y anteriormente lugar de reunión de antiguos cataros.
Ya en el interior, nos sentimos como en casa y nos dirigimos hacia una pérgola contigua a un sendero adoquinado y elevado que dominada el jardín. Y allí donde la terraza se ensanchaba, justo delante de un pequeño pabellón, nos sentamos sobre un pequeño muro. Nos encontrábamos sentados allí desde hacía un rato, cuando la calma, la paz y la gracia de aquellos antiguos tiempos descendieron sobre nosotros y ambos vimos, por la abierta ventana del alma, el camino que se extendía ante nosotros con todas sus sutilezas.
!Jamás, hasta entonces, habíamos vivido un instante tan sagrado!”

Fuente: “El Triunfo de la Gnosis Universal”, Libro editado por Fundación Rosacruz, año 2006

 

 

Dos campos de vida

Dos campos de vida

La vida de toda nuestra personalidad se desarrolla a partir de la tierra y en la tierra, y nada más. Esta vida, tal y como la conocemos por nuestra experiencia, consiste en un subir, brillar y desaparecer, un ir y venir en todos los aspectos de nuestra existencia terrenal.

 Sin embargo, existe al mismo tiempo otra vida que nos toca (………) Esta otra vida se halla muy cerca de nosotros; nos rodea. Se trata de una vida no procedente de la tierra; no perteneciente a la tierra; y que no puede explicarse desde el punto de vista terrenal. Hablamos del microcosmos y la mónada que lo irradia. El microcosmos procede del cuerpo solar; la personalidad, de la tierra.

Por lo tanto, existen de hecho dos estados de vida que se conectan mutuamente en determinado momento: una vida procedente de la tierra, y una vida procedente del cuerpo solar. (………..)

Puesto que estos dos se han unido para un poderoso fin, ciertamente no debemos decir “nuestra vida terrenal no tiene ningún significado; no sirve para nada”, porque nuestra vida terrenal tiene una tarea extremadamente importante que cumplir, concretamente la del proceso por el cual los dos deben volverse uno. (….)

A través de la posesión del estado del alma viva, el sistema humano completo es construido en un sistema de vida espiritual.

Jan van Rijckenborgh, “¡Despierta!”

 

Video-flash que explica dos realidades o dos campos de vida diferentes desde e punto de vista de la Rosacruz Áurea.

Para activarlo, esperar a que cargue, hacer click y seguir las indicaciones (next).

 

Sede de Valencia

Dispone en planta baja de un amplio espacio que alberga una de las bibliotecas de la Fundación Rosacruz (especializada en textos de Hermetismo, Gnosis, Alquimia y Rosacruz) para consulta y préstamos de libros, con espacio suficiente para celebrar las actividades públicas. Así mismo cuenta con un espacioso local donde se realiza la actividad templaría.