Entradas

Todo es vibración. Parte 2

Todo es vibración. Parte 2

¿Qué pasa con la ciencia moderna?

Texto: Anneke Stokman-Griever, País: Países Bajos, Imagen: Pixabay CCO

Ir a la parte 1

En la Primera parte de este artículo, discutimos la visión esotérica de las leyes de vibración. ¿Qué dice la nueva ciencia sobre esto?

Los campos energéticos son importantes.

Hace unos 75 años, los físicos cuánticos reconocieron que todo en el universo es esencialmente energía. Las técnicas modernas se pueden utilizar para medir el nivel electromagnético de los patrones vibratorios únicos de muchas entidades en el universo. Las mediciones muestran que cada uno de nosotros tiene su propio patrón vibratorio único; y también que hay una relación entre nuestro patrón de frecuencia y la naturaleza de nuestra percepción.

En la nueva ciencia, los campos energéticos y la energía se consideran más fundamentales que la materia; los campos ilimitados se consideran el elemento básico de un universo basado en la energía. La materia y la energía son sólo dos tipos diferentes de frecuencias vibratorias de energía. David Bohm[1] llama a la materia una consciencia condensada, según la fórmula:   “masa = energía = consciencia”

Sobre la base del principio de la resonancia armónica, se establece la interacción lógica coherente entre, por ejemplo, las células del cuerpo. Parecen existir muchas más combinaciones posibles de las que se imaginan.

Pensemos, por ejemplo, en los campos de “memoria colectiva”, con todos sus niveles de complejidad, tal como los describe Rupert Sheldrake[2] en sus fascinantes teorías sobre los campos morfogenéticos. La información puede transmitirse de un organismo a otro de forma no limitada: las aves, los peces, los mamíferos saben dónde ir sobre la tierra; las células en el cuerpo saben qué hacer. Cómo se puede hacer esto, se vuelve claro ahora.

Es toda la información basada en la vibración.

Carl Jung[3] también mencionó el inconsciente colectivo. Y el especialista en cerebro Karl Pribram[4] concluyó que los recuerdos se almacenan en un campo a un nivel de realidad más allá del espacio y del tiempo. De hecho, un nuevo paradigma.

¿Pero cuál es el impacto de los campos de energía en nuestra fisiología?

El biólogo celular Bruce Lipton[5] muestra que los campos de energía tienen un efecto regulador de largo alcance en nuestro cuerpo físico. El tejido celular de nuestro cuerpo físico es, de hecho, un modelo complejo de interferencia energética impregnado y rodeado de campos de energía organizadores. Así, las frecuencias de vibración pueden cambiar las propiedades físicas de las moléculas. Por ejemplo, la “energía” del pensamiento puede activar o bloquear la función celular de la producción de proteínas a través del mecanismo de interferencia constructiva y destructiva.

Los biólogos celulares pueden medir las frecuencias moleculares únicas de sustancias orgánicas como, por ejemplo, las cuatro bases nitrogenadas diferentes del ADN. Ha quedado claro que las células, tejidos y órganos sanos emiten un espectro de frecuencias diferente al de las correspondientes células, tejidos y órganos enfermos.

Cada ser humano tiene un patrón vibratorio único. Cada vibración, cada frecuencia específica y amplitud de onda crea formas o patrones específicos. Cuando la frecuencia y la amplitud cambian, surgen nuevos patrones: primero ven surgir el caos, luego una nueva forma estructurada aparentemente estable y más compleja. Ahora bien, las ondas que se encuentran pueden neutralizarse mutuamente. A esto se le llama interferencia destructiva, y cuando las ondas se fortalecen entre sí, se le llama interferencia constructiva. Solo estas últimas pueden mantenerse, conservar su forma y contribuir a nuestra supervivencia.

Se han hecho mediciones durante décadas en el campo electromagnético alrededor del cuerpo humano. Los ELF (frecuencias extremadamente bajas, 0-250 Hz) participan en los procesos biológicos y son bastante constantes en todas las personas, pero el EHF (frecuencias extremadamente altas, hasta 200 000 Hz) son muy variadas: es nuestra firma personal, y la altura tiene que ver con nuestro estado de consciencia, lo que se ha vuelto claro por la investigación.

Las frecuencias superiores parecen coincidir con una habilidad de percepción -por ejemplo la de los místicos- por la que otros niveles de realidad pueden ser observados.  Cambiar nuestro enfoque cambia nuestro patrón de frecuencia.

El estado de consciencia de un individuo puede ser leído en las frecuencias vibratorias de su campo de energía. Cuanta más alta sea la frecuencia, más amplia será nuestra consciencia y percepción. Cuando la información a la que esta persona tiene acceso tiene la esencia de la sabiduría secular, el conocimiento espiritual, sus vibraciones están en armonía con las vibraciones más elevadas.

Parece haber una conexión entre las frecuencias de nuestra aura, las frecuencias de nuestras ondas cerebrales, nuestra consciencia y nuestra percepción. Cada vez más investigaciones indican que esto está completamente coordinado por nuestro corazón. El campo del corazón proporciona una señal de sincronización para todo el cuerpo.

Las mediciones también han mostrado que las reacciones emocionales como la ira, la frustración, el miedo y la inseguridad hacen que el patrón de frecuencia vibratoria del corazón sea incoherente con ellas. Las señales enviadas por el corazón son caóticas, bloqueando ciertas actividades en el cerebro. Las ondas incoherentes no están en fase, así que experimentamos una interferencia destructiva y nos debilitamos a nosotros mismos. Esto también puede tener su efecto físico.

La escala del amor

Por lo tanto, la principal conclusión de todo este panorama es: El amor y la compasión, que poseen la frecuencia más alta, son capaces de transformar las frecuencias más bajas, que van de la mano con el miedo y la ira, por ejemplo. Si este conocimiento se convierte en patrimonio de un número cada vez mayor de personas, estas actuarán en consecuencia y podrán generar enormes cambios.

El psiquiatra y místico Dr. David Hawkins[6] ha diseñado una escala de consciencia de 0 a 1000. Estas son, por lo tanto, frecuencias vibratorias mensurables, -basadas en pruebas musculares-, de los niveles de consciencia humana, que parecen corresponderse con el comportamiento humano, algo que midió en miles de personas.

Este esquema se puede encontrar bajo la escala Mundo de Bienestar Social.

En la parte inferior de la escala encontramos 20, como la vibración de la vergüenza, 30 como la vibración de la culpa, y sube a través de la apatía y del dolor a 100, la vibración del miedo. Luego pasa a través de la ira y el orgullo a 200, la vibración de la valentía. (Los números de esta escala son proporcionales y arbitrarios, como en la escala Celsius; se trata de una relación recíproca.)

A los 200 hay un primer punto de inflexión, que va del comportamiento destructivo y dañino al comportamiento constructivo y beneficioso. Un segundo punto de inflexión se encuentra en 500, la vibración del amor. Toda vibración por debajo de 200 se debilita, todo por encima de esta frecuencia se refuerza.

El amor vence

Y ahora parece que, aunque la consciencia promedio de la gente en la Tierra vibra por debajo de 200 (en 2009, este fue el caso en el 78% de las personas estudiadas), ¡la consciencia colectiva de la humanidad supera los 200! ¿Cómo ha pasado eso? Dawkins explica que esto es causado por el otro 22%, porque una persona que vibra al nivel del amor (500 en esta escala) contrapesa 750.000 personas por debajo de la línea de 200.

El estado de consciencia de un individuo puede ser leído en las frecuencias vibratorias de su campo de energía. Cuanta más alta es la frecuencia, mayor es su consciencia y percepción. Cuando la información a la que esta persona tiene acceso es la esencia de la sabiduría antigua, las grandes verdades y el conocimiento espiritual, sus vibraciones están en el área de las vibraciones más elevadas.

La escala va aumentando logarítmicamente, lo que significa que cada siguiente punto de la escala representa un salto gigante en la fuerza. ¡Una persona iluminada que alcanza 600 o 700 en esta escala puede compensar de 10 a 70 millones de personas! Por lo tanto, hay un gran interés colectivo en cada desarrollo espiritual individual, dice Hawkins, porque si el comportamiento destructivo comienza a ganar, entonces tendría lugar el fin de la humanidad.

La humanidad está a punto de dar un salto cuántico de consciencia, desde una consciencia orientada al ego a una consciencia centrada en el ser humano, dirigida y llevada por la Luz de la Unidad. Porque todo está conectado a todo, somos una humanidad, aunque hasta ahora no estemos unidos.

Si entendemos la importancia de esto, si deseamos desde dentro contribuir a esa Ley de Amor elevando nuestro número vibratorio, -para que tanta gente como sea posible pueda unirse a Ella-, la pregunta es: ¿cómo podemos hacerlo? ¿Cómo podemos renovar nuestra consciencia? ¿Cómo podemos liberar esa pureza en nosotros, alimentar nuestra alma con el único pan vivo que nos despertará y nos hará conscientes, y podamos acceder a un nivel superior de vida en el que podamos participar?

Es este un proceso de búsqueda incesante de conexiones con la alta vibración de la Unidad. Se desarrolla un nuevo enfoque de consciencia, nuestro metabolismo pide una nueva alimentación, aparece una actitud consciente de vida, haciendo posible así la unidad entre la cabeza y el corazón. Es el wu wei del taoísmo, el no hacer. No nos dejemos llevar por las emociones negativas, los pensamientos destructivos y las acciones insensatas. Démonos un tiempo para entrar, para que el corazón tome la delantera, y la cabeza lo siga.

Si usted sabe que está inspirado por el poder de la unidad, entonces viene la gnosis, el conocimiento interno en su ser, y su consciencia crece en sí misma. Entonces tenemos amor por todo y para todos.

Entonces llegamos a la realización de la unidad de la creación y de la humanidad, que es también la unidad de las células en cada cuerpo humano que tan perfectamente cooperan entre sí para hacer que el cuerpo funcione óptimamente. También la humanidad en su conjunto puede ser vista como un conglomerado de 7 mil millones de células, también creadas para trabajar juntas de forma tan armoniosa como el cuerpo humano dirigido por la más alta frecuencia, el Amor.

Fuente: https://www.logon.media/es

[1] David Bohm: La Totalidad y el Orden Implicado. Routledge, 1980.

[2] Rupert Sheldrake: La presencia del pasado: Resonancia mórfica y hábitos de la naturaleza. Icon Boock, 2011. (Editorial Kairos, Barcelona, 1990).

[3] Carl G. Jung: Acerca de la fenomenología del espíritu en los cuentos populares. Los arquetipos y lo inconsciente colectivo, 9 (Parte 1), 207-254, 1948.

[4] Karl H. Prisma: Cerebro y Percepción: Holonomía y Estructura en el Procesamiento Figural. Hillsdale, N.J: Lawrence Erlbaum Associates, 1991.

[5] Bruce H. Lipton: La Biología de la Creencia. Hay House Inc, 2016

[6] David R. Hawkins: El poder frente a la fuerza: los determinantes ocultos del comportamiento humano. Hay House Inc., 2014.

Coronavirus, amigo o enemigo

Coronavirus, amigo o enemigo

Algo minúsculo nos está cambiando, también a la sociedad

Texto: Pam Wattie, País: Australia, Image: Sigrid Manitius auf Pixabay CCO

Parece que algo minúsculo, algo inapreciable a simple vista, ha trastornado la sociedad de una manera extraordinaria y asombrosa. Este ser microscópico ha puesto a toda la humanidad en una situación sin precedentes, al menos en los últimos 100 años. Nos cuesta entender, enfrentarnos, adaptarnos a los muchos y drásticos cambios que se nos piden desde diferentes ámbitos. Hay una gran variedad de reacciones en todos los individuos y sociedades afectadas. Según el papel que les haya tocado, algunos pueden enfrentarse al fenómeno con relativa facilidad, otros mueren, pero para la mayoría es un conflicto constante, un período de tiempo muy difícil y falto de control. Estamos siendo obligados, de muchas maneras, a dejar de lado las cosas que no solo eran diversiones, o entretenimiento, sino también nuestros apegos a la Tierra. En resumen, estamos siendo liberados.

Hay una gran variedad de posibles causas, estados físicos y mentales, de los que quizás el coronavirus podría ser una manifestación. Es posible que observadas desde un estado de consciencia terrenal, estas nuevas fuerzas que nos confrontan sean percibidas como muy extrañas; y, en gran medida, consideradas una amenaza invisible a la que nuestro cuerpo, nuestro sistema inmunitario, está respondiendo. Los síntomas provocan una reacción inmunológica. Estamos respirando, absorbiendo, algo extraño, algo invisible, algo intangible. Ello provoca miedo en todas sus formas, sentimientos de “lucha y huida”, como animales humanos que somos. ¡Pero no hay ningún lugar al que podamos huir!  Pues el virus paraliza todas nuestras frenéticas “ocupaciones”, todas nuestras obsesivas actividades.

Desde una perspectiva individual, experimentamos la necesidad de descubrir un “detonante” para este desastre en curso, un culpable. Algo que podamos identificar, nombrar, combatir y “curarnos”. Sentirnos de algún modo victoriosos.  Desde esa misma perspectiva, ¿no le está sucediendo eso al conjunto de la humanidad, ahora mismo? Parece que no somos capaces de percibir este virus con nuestros ojos, pero hemos identificado una “causa” y nos estamos esforzando por encontrar “una cura”. Pero ¿podemos ver qué más está sucediendo, podemos percibir más allá de nuestro miedo inicial? ¿Y está el coronavirus implicado, de alguna otra manera, en este proceso? Quizás nunca lo sabremos. Pero nos estamos volviendo silenciosos, estamos empezando a percibir las cosas de manera diferente. Si estamos cambiando, el mundo está cambiando. ¿No se nos está ofreciendo la oportunidad de detenernos y mirar hacia dentro?

Y, con ello, nos preguntarnos: ¿lo haremos?

Fuente: https://www.logon.media/es   

Los nombres

Los nombres

El torbellino

Texto: Emiel vanhuyse, País: Bélgica, Imagen: Janeke88 a través de Pixabay CCO

 

Cada gota de una ola que podría destruir una ciudad tiene el poder de esa ola, aunque si piensa que él mismo es el océano, el primer rayo de sol lo evaporará irremediablemente. Lo que primero se ancló en un todo se convirtió en un individuo, un nombre, e inmediatamente un objetivo, una presa. Adquirir un nombre es toda una aventura, dramática, heroica. Es un atributo mágico. Quién sabe que el nombre tiene poder sobre el objeto, para bien o para mal. Eso es lo que dice al menos la literatura de ciencia ficción.

Todo en la revelación completa tiene un nombre, ya sea conocido o no conocido. La única entidad que no tiene nombre que usualmente llamamos ‘Dios’. Podemos escuchar sobre ‘El nombre de Dios’, pero nadie nombra ese nombre. The Whirligig of Guido Gezelle ‘escribe y reescribe el santo nombre de Dios’, pero nadie puede leerlo. Un nombre define, determina lo que es y lo que no es. ¿Pero cómo nombras algo que es a la vez todo y nada?

Y sin embargo, un impulso eterno en nosotros nos impulsa a darle un nombre y una forma a este ‘todo y nada’ porque lo experimentamos como una realidad que podemos adorar o luchar. La razón construye y reconstruye las teorías, el corazón espera lo inesperado. Solo por el temor innato de que este nombre esquivo nos tragará una vez. Si solo pudiéramos colocar “eso” delante de nosotros, hombre a hombre, para deshacernos de esa tensión insoportable. Pero en esto nunca tenemos éxito; es la confrontación máxima con nosotros mismos, el último lugar donde buscamos el nombre, el Ser. Esta conciencia, este conocimiento, no se llama “Gnosis” para nada, el “Conocimiento del corazón”, un axioma que no podemos abarcar, pero que claramente nos abarca.

La alianza terrenal del arte, la ciencia y la religión es un esfuerzo por canalizar esa molesta imagen en nosotros hacia canales seguros. Pero este Ser desenfrenado siempre rompe las grietas y grietas de esas construcciones inestables, y una y otra vez huimos hacia la masa segura de la mano extendida, la oferta eterna de liberarnos de la gota, que mantiene el agua atrapada una y otra vez.

Pero algún buen día, el deseo vencerá el miedo a la existencia y descubriremos a través de la gota el agua que llevamos con nosotros durante tanto tiempo. Descubrirá la ola y su fuerza, el mar y su tranquilidad. Lo que primero experimentamos como una amenaza, ahora se desarrolla en una corriente saludable que elimina todos los temores y prejuicios y luego revela la verdad sobria y sin embargo redentora: en última instancia, no fue la caída y sus nombres exagerados lo que fue importante, sino el Nombre Único, reflejado en el agua.

Toda sospecha y oposición se desmoronan y revelan el amplio océano donde se conoce nuestro verdadero nombre y nuestro lugar y rol se hacen cada vez más evidentes. El rugido de su onda se desvanece y un nuevo sonido tintinea, como si fuera, en el horizonte interior, tan lejos, pero tan cerca: el susurro del Nombre que no se puede pronunciar.

 

¡Oh, girando y retorciéndose, pequeña agua!

Tu sotana es negra y muy pintoresca,

Veo tu firme cabeza y con asombro pienso.

De como la superficie pintas!

 

Vives y te mueves y corres tan rápido.

Sin embargo, no hay extremidades, veo cómo lo intento.

Te giras y conoces bien la forma en que pasas.

Sin embargo no veo un solo ojo.

 

Lo que fuiste, o lo que eres o lo que serás,

Explícalo y dímelo, por favor!

Un botón pequeño y brillante, digamos, ¿qué somos?

¿Por qué puedes seguir escribiendo a gusto?

 

Corres sobre el agua así que el espejo resbala.

Y muestra solo un ligero y pequeño waft,

Como tocado con un viento suave, escapando rápido,

Que sobre el agua vuela suave.

 

Oh escritores, oh escritores, simplemente aclaren, –

Tienes al menos veinte o más

Y ninguno de ustedes puede especificar:

¿Qué escribes, tal vez dibujar?

 

Escribes y el agua no se deja ver.

Lo escrito está fuera y desaparecido;

Los cristianos no entienden lo que significa:

Oh escritor, ¿en qué trabajaste?

 

¿Y es eso un pequeño pez que representas?

¿Y es que las hierbas que describen?

¿Una flor, o una roca, o una hoja es ahora?

¿Qué palabras flotantes escribes?

 

O, tal vez, te imaginas un pájaro que gime,

El firmamento, con su riqueza azul,

Que debajo de ti brilla intensamente,

¿O eres tú, escritor, tú mismo?

 

El maestro de hacer los signos de agua,

Cuya sotana es negra y muy pintoresca,

Levantó las orejas como dos líneas rectas,

Y así permanecieron por un tiempo.

 

Nos dio la respuesta mientras flotaba:

Escribimos lo que en tiempos anteriores.

El Maestro Creador nos ha enseñado,

Solo una lección aprendiendo los números primos;

 

Escribimos, no puedes leer, pero nos preguntamos.

¿Por qué no pudiste aprender en el acto?

Escribimos, reescribimos y volvemos a escribir.

¡El Santo Nombre de nuestro Dios!

 

Guido Gezelle, 1857 (traductor anónimo)

 Fuente: https://www.logon.media/es

La Divina Comedia (Dante y el Esoterismo Iniciático)

Video presentación Conferencia Pública en Oviedo

Conferencia Pública en Oviedo
LA DIVINA COMEDIA

Dante y el Esoterismo Iniciático
Ponente: Jesús Zatón
Fecha y Hora: Viernes 8 de Noviembre 19:00h.
Lugar: Biblioteca de Asturias, El Fontán, Oviedo
Entrada libre y gratuita

Jornadas Abiertas: CIENCIA ESPIRITUAL

Zaragoza 11-12 de Mayo

“Vivimos una época de grandes cambios. Todo está siendo cuestionado. Por una parte sólo creemos aquello que puede ser demostrado. La neurociencia, en cambio, se esfuerza por comprender cómo las personas podemos crear nuestra propia realidad. Al mismo tiempo la física cuántica se plantea cómo puede existir algo que no sea la realidad que genera el observador. Pues, lo que nos presenta nuestra percepción no es toda la realidad.

La Escuela Rosacruz propone cambiar la realidad mediante un cambio de consciencia, liberándonos de todas las capas que nos cubren y que limita el desarrollo de nuestro verdadero Ser.”

 

 

Les invitamos a este evento especial abierto que realizaremos en El Nuevo Mercurio, Sede Nacional de La Rosacruz Áurea en Zaragoza los días 11 y 12 de Mayo de 2019.

PROGRAMA DEL FIN DE SEMANA

SÁBADO 11

12:00h Lectura en el Templo Nº 1

13:00h Comida

17:00h Presentación 1

19:00h Cena

20:30h Presentación 2

23:00h Cierre del día

DOMINGO 12

7:30h Apertura del día

8:30h Desayuno

10:00h Lectura en el Templo Nº 2

11:00h Mesa Redonda

13:00h Comida y cierre

 

INSCRIPCIONES:

info@rosacruzaurea.org

Inscripciones hasta el Martes 7 de Mayo

Precio: 65€ (Incluye alojamiento y comidas)

Alimentación ovo-lacto vegetariana

En armonía con el Universo

En armonía con el Universo

Un hilo de oro ensarta todas las religiones del mundo y entrelaza las vidas y doctrinas de cuantos profetas, videntes, filósofos, mesías y redentores en la historia fueron, y la de todos los hombres de perdurable autoridad. Todo lo que ellos hicieron o lograron estuvo sujeto a principios y leyes, y lo que uno hizo pueden hacerlo cuantos tengan las requeridas facultades para ello.
Este mismo hilo de oro debe enhebrar las vidas de cuantos en el atareado mundo de nuestros días ansíen trocar la impotencia por el poderío, la debilidad y el sufrimiento por la fortaleza y el gozo, la pena y el desasosiego por paz completa, la miseria y penuria por copiosa abundancia de bienes.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 6575_1121284105829_1038841115_307825_3691674_n.jpg

Cada cual es el arquitecto y artífice de su propia vida, pero al mismo tiempo que erigimos interiormente el mundo de la conciencia, atraemos al mundo exterior y él nos atrae.
Los pensamientos son la fuerza edificante de que disponemos, porque fuerza es el pensamiento. Cada ser engendra y atrae a su semejante, y a medida que el pensamiento se espiritualiza, llegan a ser más sutiles y poderosos sus efectos. Esta espiritualización obedece a ciertas leyes y está bajo la potestad de todo hombre.
Todas las cosas existen en el Universo invisible antes de manifestarse en el visible, en lo ideal antes de aparecer en lo real, en lo espiritual antes de mostrarse en lo material.
El reino de lo invisible es el reino de las causas. El reino de lo visible es el reino de los efectos. La naturaleza del efecto está siempre determinada y condicionada por la naturaleza de la causa.
Un divino encadenamiento entrelaza el Universo entero y por todos los lugares la voluntad humana está vivificada por la voluntad divina, de manera que si con ella armonizamos la nuestra y obramos de acuerdo con las leyes y fuerzas superiores, seremos un eslabón del maravilloso encadenamiento del Universo. Tal es el secreto de todo éxito. Así se llegan a adquirir desconocidas riquezas e inimaginables facultades.

Prologo del libro “En armonía con el Universo” R. W. Trine

Video Conferencia: Desafíos 6 “El fantasma de la Libertad”

Desafíos 6 “El Fantasma de la Libertad” from Rosacruz Aurea on Vimeo.

¿Es la libertad una realidad o meramente un fantasma, una ilusión, un espejismo?
¿Podemos, de alguna manera, ir mas allá de las libertades proclamadas en las leyes, hasta lograr “Una Libertad real que nos permita definir y realizar el destino que elijamos, y no el que según las circunstancias se nos impone como una fatalidad inapelable?”
Conferencia impartida por D. Francisco Casanueva miembro de la Dirección Internacional de la Rosacruz Áurea en España.

Lo Femenino y lo Masculino

Lo Femenino y lo Masculino  son arquetipos universales, principios  presentes en todo el Universo, en todo lo vivo y en cada ser humano.

En el cap. 28 del Tao Te King de Lao Tse los reconocemos como la Omnipotencia y el Amor:

Quien conoce su fuerza masculina y, sin embargo, conserva su mansedumbre femenina, es el valle del reino”

“El valle del reino” es una antigua expresión china que hace referencia a la paz de la realización  perfecta. Y  Lao Tse indica la necesidad de que ambos principios caminen juntos si se quiere alcanzar ese estado de perfección.

Lo Masculino, como principio,  es la fuerza activa, fecundadora,   lo Femenino es lo  receptivo, la fuerza  engendradora;  lo Masculino busca realizar, lograr, alcanzar retos y lo Femenino recrear, sostener y  permitir  que los retos se alcancen de manera digna, sin dañar la vida sino más bien enriqueciéndola. Lo Masculino representa el mundo de la razón, lo Femenino el mundo del sentimiento y la intuición.

Si tenemos  en cuenta esta somera aproximación a los valores que cada principio representa, podemos  entender  que ambos aspectos han de estar equilibrados tanto en cada individuo como en la sociedad. Pues cuando un aspecto se desarrolla en exceso separadamente, ignorando al otro, se pervierte  de forma importante porque actúa ciegamente. La fuerza degrada en violencia, la mansedumbre en pasividad.

En todo acto creativo ambos aspectos son igualmente necesarios y han de trabajar en unidad.

La sociedad actual da muestras de  un gran desequilibrio entre lo femenino y lo masculino, lo cual explica la situación social de la mujer.

Tanto las formas como los valores de nuestra sociedad conservan el sello de siglos de predominio masculino, representado fundamentalmente por hombres, en los que han prevalecido la productividad, la explotación, el dogmatismo religioso, los totalitarismos,  la autoridad sin amor, la competitividad, etc…. Ello ha dado lugar a una gran decadencia en los valores humanos, a ciudades frías y funcionales, al uso y abuso de la  violencia, a experimentar la  soledad en medio de la multitud, la indiferencia, la prisa,  la tristeza y el vacío que se intenta compensar con la búsqueda de placer fácil y a toda costa. Y ante todo, a una gran degradación planetaria.

Lo femenino, representado fundamentalmente por las mujeres,  relegado al ámbito del  hogar, sumiso, negado y vapuleado, no ha podido desempeñar su función de manera saludable, plena, no ha defendido  las condiciones que la intuición y el  amor podrían haber puesto a los impulsos masculinos. O incluso  ha ejercido su influencia desde la sombra dando muestras de un poder insano.

Y así, a pesar de que  lo femenino  emerge y busca ocupar su lugar desde hace decenios, a pesar de que parecen estar presentes en el  fundamento de nuestras sociedades las ideas de democracia, de bienestar social, de libertad de expresión en la cultura, de ayuda al desfavorecido, todas ellas  con un importante aspecto femenino, , la realidad es que el poder se encuentra en manos de las potencias económicas, la banca, los políticos corruptos enfrentados entre sí … y los valores femeninos siguen en la sombra.

Acostumbramos a identificar a la mujer con lo femenino y al hombre con lo masculino, pero en realidad, lo esencialmente masculino y lo esencialmente femenino se encuentran en ambos géneros, como los dos polos complementarios de una misma realidad. La polaridad dominante es la que se exterioriza, mientras que la otra permanece en el mundo interior, en la sombra, oculta incluso para uno mismo.

La violencia de género es en muchas ocasiones una expresión clara de la no aceptación del propio mundo interior, del miedo y el rechazo a los propios valores internos por causas culturales, emocionales o por  programas del inconsciente. El valor femenino interno llevado a lo consciente puede contener, frenar  la tendencia instintiva y brutal  a la violencia. Cuentos como “La Bella y la Bestia” lo ilustran a la perfección.

En el mundo interior está la verdadera riqueza, el potencial a descubrir y a desarrollar por cada ser humano.

Ciertamente lo Femenino ha sido negado, degradado, relegado en todos los niveles de la vida y como consecuencia de ello la mujer ha sido y sigue siendo maltratada, desconsiderada, utilizada, explotada. Todos deseamos eliminar y sanar el profundo dolor que acarrea todo ello. Nuestro corazón está en ello.

Pero, no podemos olvidar que todas y todos tenemos un reto importante: conocer y liberar nuestro lado oculto, los potenciales latentes en nuestro  ser más profundo.

La grandeza del momento actual es que ya hay muchas, muchísimas personas que comprenden que  no se trata de que lo femenino se vengue o arrebate el sitio a  lo masculino, sino de tomar consciencia cada una y cada uno  de nosotros de los condicionantes con los que nos identificamos  consciente y  sobre todo  inconscientemente, que no permiten que lo  femenino y lo masculino universales, la Fuerza y el Amor se manifiesten en y a través de nosotros.

Ambos principios en su pureza y autenticidad están en cada persona, mujer u hombre, pero al haber sido relegados a la sombra, aparecen a la consciencia disfrazados de las máscaras que nuestros prejuicios y nuestra ignorancia les han adjudicado.

No obstante, detrás de esas máscaras  late  nuestra libertad.

Fuente: Rosacruz Áurea

 

EL SILENCIO, MATRIZ DEL ENTENDIMIENTO

El Entendimiento, la Inteligencia, es la percepción de la Conciencia del Alma, el ejercicio del sentido intuitivo, la apertura del oído interior; solamente él puede revelar el sentido vital de toda cosa.

El Silencio es tan necesario al Entendimiento como la matriz al embrión. Su sede está en el espacio cercano al corazón y es el verdadero corazón solar de nuestro cuerpo. Allí es donde hay que escuchar y gestar lo que el Silencio manifieste.

Hay que “escuchar” el Silencio, aunque nada hable  o responda, aunque todo parezca inerte y estúpido.

El Silencio es siempre fecundo, pero su fruto se revela a menudo más allá  del propio Silencio, en los momentos más inesperados.

El Silencio es el pozo en el que “cae” el Universo, el vacío que atrae al Espíritu. Pero la conciencia despertada en esos instantes puede permanecer oscura algún tiempo; el Conocimiento que resulta de ello espera, en el fondo del corazón, su hora para ascender a la superficie; durante esta espera las preocupaciones fútiles corren el riesgo de ahogarlo.

Es necesario aprender a incubar este tesoro, sería excesivo exigir la comprensión inmediata de lo que se concibe durante el corto momento arrancado a los quehaceres diarios.

El sordo presentimiento de alguna verdad será su primer resultado. Reconócela y acógela, pues la duda y la ingratitud frenan todo progreso. Espera pacientemente a que las tenues claridades lleguen a hacerse evidencias; no busques retener mediante  conclusiones mentales prematuras lo que se te presenta, pues dificultarán el desarrollo de la intuición.

Todo conocimiento concebido por el Corazón afluye a la superficie como la crema en la leche, sin ningún esfuerzo de pensamiento: este es el verdadero conocimiento intuitivo.

Posteriormente la inteligencia cerebral puede apropiárselo y enriquecerlo con nociones ya conocidas; éste es el trabajo de traducción de las concepciones intuitivas.

Pero esta traducción exige el hábito de ejercitar el oído interior para escuchar con neutralidad y una dócil impersonalidad las correcciones aportadas por el Conocimiento del Corazón.

Los obstáculos a los progresos del conocimiento intuitivo son:

  • la prisa por los resultados.
  • la imaginación cerebral o emotiva.
  • la intrusión de los pensamientos en la concentración meditativa.
  • la ingratitud o la duda en cuanto a las percepciones intuitivas que no pueden ser todavía comprendidas cerebralmente.
  • la autosatisfacción y la resistencia a constatar los propios errores.

Hay que impregnarse de esta Verdad:

“Todo está en el hombre”, no hay nada en la naturaleza que no esté representado en él; pero además de esta naturaleza contiene dentro de sí, por su condición humana, una semilla de Luz divina que le es dada para hacerla fructificar.

El genio no es más que un desgarro momentáneo en el velo que oculta esta Luz. Este velo es tejido por nuestras rutinas y nuestros prejuicios, nuestras ambiciones, nuestra voluntad personal, nuestras repugnancias, nuestros gustos particulares, la vanidad de nuestra ciencia racional.

La voz de esta Luz es la  Consciencia del Universo. No hay ninguna cuestión que ella no pueda resolver para el hombre que ha roto la cáscara de su Yo.

La percepción de esa voz es proporcional a la sencillez y transparencia de aquél que la escucha.

                        Traducido del libro “L’ouverture du chemin” de Isha Schwaller de Lubicz

Dimensiones de la Vida

Sobre los nuevos paradigmas de la realidad.

Los nuevos modelos de la Física reconocen la existencia de un campo de fuerza unitario que engloba y actúa sobre toda la materia, denominado “Campo unificado” o “Vacío cuántico”.

Un campo se define por la naturaleza de las fuerzas que lo forman, es como una red normalmente no perceptible con los sentidos, pero que se puede constatar su existencia mediante instrumentos y sobre todo por los efectos visibles y medibles que ejerce.

Según la teoría cuántica, a escalas muy pequeñas el espacio no es liso; no es plano ni siquiera en ausencia de materia, sino que está constituido por una “espuma cuántica” turbulenta.  A este espacio se le denomina vacío cuántico, un medio muy dinámico lleno de energía en fluctuación incesante. Se trata de la sustancia que genera todas las cosas sin que ella misma sea generada.

Esta imagen coincide con lo que en las diferentes tradiciones se ha conocido a lo largo de los tiempos como “Eter” “Chi” “Orgón” “Akasha”.

ERVIN LASZLO científico, músico y pensador de nuestros tiempos, (fundador del Club de Budapest e iniciador, junto con el matrimonio japonés Saionji, de la “Declaración de Fuji”) ha desarrollado un nuevo paradigma, el Paradigma Akáshico, armonizando los recientes descubrimientos de la ciencia con la Sabiduría Intemporal.

Laszlo considera el universo como un sistema integral que evoluciona en la interacción de dos dimensiones: una dimensión oculta y otra observable. Las dos están relacionadas entre sí como el cuerpo del agua que forma el océano y las olas que aparecen en su superficie.

Las partículas  y sistemas de partículas de la dimensión observable están influidas por ambas dimensiones,  cada partícula tiene un polo físico a través del cual se ve afectada por otras partículas y un polo mental  a través del cual se ve afectada por la dimensión oculta o Akáshica.

Según E. Laszlo la dimensión Akáshica genera e interconecta todas las cosas. Todas las cosas son parte de esa matriz, y son transmitidas en y por la matriz y por ello afirma que la existencia de las cosas no es una ilusión, que las cosas existen, lo que es una ilusión es considerarlas como separadas de la matriz, como procedentes de la nada.

Este concepto de fuerza matricial y de unidad, es conocido desde hace mucho tiempo por la corriente de saber que denominamos la “Gran Tradición” o la “Enseñanza Universal”.

Según dicha Enseñanza, el Universo entero es un Todo, un Único Cuerpo, un Organismo Universal en el que nada está inanimado, por tanto la Vida está plenamente establecida en los átomos,  y su origen está incluso más allá de lo subatómico, en tanto que Fuerza Vital que todo lo colma.

Ahora bien, ¿qué misterioso fluido o fuerza vital es el que otorga la vida y el movimiento a las formas inertes de los seres vivos, y de dónde procede, cuál es su origen?

Para el Gnosticismo la Vida proviene del Único, a su vez es Una y se manifiesta en la multiplicidad de las formas.

Es decir existe una Causa Primera, un antecedente de energía neutra que permanece en su supremo aspecto esencial, del que emanan innumerables Poderes Creadores que al manifestarse en el tiempo adquieren formas y cualidades finitas.

Todavía más allá de esta Causa Primera se considera la Causa sin Causa, lo Incognoscible, Parabrahman, Tao.

La vida existe dentro de un patrón coherente más allá de nuestros sueños y nuestras elucubraciones.

El universo visible es un sistema creativo en el que el orden y la belleza van más allá de las necesidades de supervivencia, este descubrimiento supone un estímulo para alejarnos de la visión mecanicista del mundo, que separa Espíritu y Materia, y abarcar el aspecto unificador de ambos, el aspecto Alma-Consciencia, eso que se despierta a menudo al estar en contacto silencioso con la Naturaleza.

Los sistemas vivos buscan la armonía a través de su viaje evolutivo.

Pero mientras que el inmenso cosmos, el gran universo, más allá de cualquier representación, prosigue su expansión eterna, la sociedad humana manifiesta una realidad muy compleja, fragmentada y perturbada.

En la ignorancia de las leyes Universales actuamos como una plaga destructiva.

Si queremos encontrar y realizar el verdadero significado de LA VIDA necesitamos tener en cuenta todas sus dimensiones, e integrarlas en la vivencia diaria.

Fuente: Rosacruz Áurea

3- Preguntas esenciales sobre La Rosacruz Áurea

¿Por qué una escuela espiritual?

3- Preguntas esenciales sobre La Rosacruz Áurea. from Rosacruz Aurea on Vimeo.

Aquilino Neto, Miembro del Colegio Directivo Internacional del Lectorium Rosicrucianum, nos responde en breves pinceladas algunas de las preguntas esenciales sobre La Rosacruz Áurea.

2- Preguntas esenciales sobre La Rosacruz Áurea

¿Cómo es el trabajo de la Rosacruz Áurea?

2- Preguntas esenciales sobre La Rosacruz Áurea from Rosacruz Aurea on Vimeo.

Aquilino Neto, Miembro del Colegio Directivo Internacional del Lectorium Rosicrucianum, nos responde en breves pinceladas algunas de las preguntas esenciales sobre La Rosacruz Áurea.